Tamara Falcó, la gran revelación de 'MasterChef Celebrity'

Con su simpatía y espontaneidad ha llegado a conquistar a jueces, público e incluso a sus rivales y se postula como una de las grandes favoritas a ganar el concurso

Tamara Falcó se ha convertido en el último fenómeno televisivo. Ni ella misma confiaba en su destreza para los fogones, pero gracias a su talento culinario y carisma se ha convertido en la gran revelación de MasterChef Celebrity 4. La hija de Isabel Preysler y el Marqués de Griñón ha sido unas de las participantes más divertidas y naturales del concurso. Con su simpatía y espontaneidad ha llegado a conquistar a jueces, público y e incluso a sus rivales. 

Tamara Falcó y Jordi CruzVER GALERÍA

La audiencia ha tenido la oportunidad de conocer cómo es en realidad Tamara y muchos de los espectadores coinciden en señalar que ha sido para ellos un gran descubrimiento.   "Mucha gente se me acerca en la calle para decirme que me ha descubierto. Sí que he notado el cariño de la gente a raíz del programa", ha señalado Tamara en ¡HOLA!, que a su vez asegura que el haber llegado tan lejos en MasterChef ha sido fruto del esfuerzo. Sus amigos y su familia están gratamente sorprendidos con sus dotes culinarias, ha querido aclarar su compañero y amigo Boris Izaguirre. 

Su saber hacer en los fogones, su personalidad y la gran química que ha generado con Jordi Cruz la han convertido en una de las concursantes favoritas para ganar. En la presentación de la exposición fotográfica Dreams junto a LG Signature, se ha pronunciado al respecto entre risas sobre es complicidad y dijo que había sido "algo anecdótico".  "Admiro muchísimo a Jordi porque tiene cuatro estrellas Michelin. Además que es guapo y tiene una voz fantástica. Jordi me pone nerviosa, porque además es muy estricto", añadió en ¡HOLA!

Los ChunguitosVER GALERÍA

Las conversaciones de la hija de Isabel Preysler han dado para muchos titulares en estos largos meses de concurso. Uno de los grandes momentos se vivió ante la confesión de Yolanda Ramos a Tamara, que recordó como en los años 90 iba al mercadillo y se compraba "seis bragas, a 25 pesetas de entonces", contaba la humorista, sin dar demasiada importancia a su revelación. "¿Te comprabas bragas en el mercadillo?", dijo Tamara, que no daba crédito y volvía a formular la pregunta para asegurarse. 

Su amistad con los Chunguitos también dio para mucho ratos de diversión. El dúo musical no duró mucho en el concurso, pero lo suficiente para calar en el corazón de la hija de Isabel Preysler. "Han sido para mí un auténtico descubrimiento. Siempre atentos, cariñosos y contagiándonos su buen humor. Les voy a echar mucho de menos", decía tras su marcha. 

Tamara y Yolanda RamosVER GALERÍA

Su paso por MasterChef le ha reportado muchas experiencias positivas a nivel personal pero también profesional. Además de aprendizaje, la hija de Isabel Preysler ha sido nombrada embajadora de un champagne y participa en una experiencia con tres grandes chefs como Eneko Atxa, Ángel León y Albert Adrià. Además, Tamara colabora todos los viernes en el programa de Máximo Huerta, A partir de hoy, y sigue haciendo realidad su sueño como diseñadora de moda. Su firma TFP sigue creciendo a pasos agigantados y sus vestidos ya cuentan con una embajadora de lujo, su madre. Isabel Preysler se ha convertido en su mejor modelo para lucir sus creaciones y Tamara no puede estar más orgullosa. El orgullo es mutuo. 

Más sobre