Nuestra horchata ha sido plagiada

Con una sencilla base de agua, azúcar y chufas, es una de las bebidas más refrescantes de nuestro verano. Típica de la Comunidad Valenciana, los británicos dicen haberla descubierto

Una de las bebidas más tradicionales del verano español es la horchata. Ya sea bien líquida, granizada, con o sin azúcar, en bola de helado, como postre o a media tarde; esta bebida vegetal hidrata, nos ayuda a reducir el nivel de colesterol y triglicéridos en sangre, regula el tránsito intestinal, previene la arteriosclerosis y es perfecta para luchar contra las altas temperaturas del verano. Su origen se sitúa en el siglo XIII en la región de L’Horta Nord (de ahí, su nombre), donde los árabes encontraron las mejores características y condiciones climáticas para cultivar unas chufas de alta calidad con Denominación de Origen propia: D.O. Chufa de Valencia (algo que, por ejemplo, les falta a las clòtxinas, otro de sus productos más valorados).

Con miles de años, ahora los británicos aseguran haberla descubierto. La llaman tigermilk, la definen como una leche vegana de tigre que proviene de una antigua tradición africana. En ciudades como Bristol, la entregan a domicilio, dicen que es “muy cremosa y dulce”, ideal para tomarla con un té, café o cereales y enumeran sus ingredientes: agua filtrada, chufa (a lo que llaman tiger nuts), aceite de girasol, sal del Atlántico y almendras de la terreta. Sí, de la terreta; es decir, nuestras almendras. Pero aun así, defienden que proviene de África.

Los estadounidenses, por su parte, también se han hecho eco de nuestra horchata y, al menos, nos citan como fuente del invento cuando hablan de ella. Y es que en el país norteamericano, la NASA ha hecho estudios con ella para incluir la chufa y, en su caso, la propia horchata como uno de los alimentos mejor adaptados a las misiones espaciales, por su resistencia a las altas temperaturas y su gran cantidad en O2. Pero, como la nuestra, artesanal y natural, no hay ninguna. ¿Te atreves a prepararla en casa?

Receta de nuestra horchata

Sus ingredientes son principalmente agua, que debe estar muy fría (puedes utilizar, incluso, hielos), chufas y azúcar. Lo más complicado es conseguir exprimir la chufa, por lo que necesitas una batidora muy potente. No llega ningún tipo de aditivo, es prácticamente un zumo de chufa por lo que, al embotellarla, se espesa con el tiempo y debe consumirse en los tres o cuatro primeros días. De ahí que sea un producto artesanal que no puede exportarse.

Paso a paso: horchata valenciana

 

Nuestra pequeña ruta de la horchata

Y si eres de los que prefiere salir a recorrer los mejores lugares para disfrutarla, debes saber que la gran mayoría se encuentran, cómo no, en la Comunidad Valenciana: Horchatería Daniel está en el pueblo de Alboraya, donde se cultiva la propia chufa y, por su gran éxito, tiene una sucursal en el céntrico Mercado Colón de Valencia. Mientras, Alicante cuenta con todo un histórico de la ciudad y uno de los mejor valorados por los miles de turistas que peregrinan a ella (además de sus propios vecinos): Horchatería Azul.

En Madrid, Horchatería Alboraya lleva cuarenta años elaborando una de las mejores de la capital y acompañándola, como manda la tradición, con unos deliciosos fartons. Además, desde 2007 celebran el Día de la Horchata el primer miércoles de julio y cultivan su propia chufa en la finca familiar que tienen en el pueblo valenciano. Y en el Ensanche de Barcelona destaca Sirvent, donde la elaboran sin azúcar.

Más sobre