‘Mercat de l’Olivar’: así es el mercado que las Reinas han visitado con Leonor y Sofía

Ubicado en el corazón de Palma de Mallorca y remodelado en 1998, se trata del mercado municipal más grande de la ciudad. Una dirección imprescindible para los amantes de los productos frescos, locales y de temporada, donde lo mismo es posible llenar el carrito de la compra con lo mejor de la despensa mallorquina, que adquirir cocina casera preparada para llevar, o que disfrutar de un almuerzo en alguno de los establecimientos de restauración que aloja el mercado.

¡Menuda sorpresa la recibida hoy en el popular mercado mallorquín ‘Mercat de l’Olivar’! Quién les iba a decir a sus comerciantes que, a los clientes habituales, se sumaría la visita, ni más ni menos, que de la Reina Sofía, la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía.  Como te hemos contado en Hola.com, las cuatro han disfrutado esta mañana de un plan diferente por las calles de Palma, con parada en el que es el mayor mercado municipal de la ciudad. En concreto, se han detenido en la zona de pescadería, donde han atendido con interés a las explicaciones que les ofrecían los vendedores de este popular mercado de abastos.

visita-realVER GALERÍA

Y es que, eso es exactamente el ‘Mercat de l’Olivar’; un mercado donde se viene a hacer la compra diaria, a llenar el carrito con productos frescos, de gran calidad, pero lejos de ese concepto de ‘mercados-gourmet’, tan de moda los últimos años, que ha hecho de algunos mercados de grandes capitales una atracción turística más (y en los que muchas veces, todo sea dicho, la comida no es lo prioritario).

mercadoVER GALERÍA

Ubicado en el corazón de Palma de Mallorca (Plaza del Olivar, número 4), son muchas las décadas que contemplan a este agitado mercado: sus puertas se abrieron por primera vez en 1951, en un edificio de arquitectura mediterránea, y 47 años después el recinto vivió una profunda transformación que culminó en 2003: más luz, mejores accesos, movilidad interna con escaleras mecánicas, puestos remodelados…

En definitiva, una modernización necesaria que ha hecho del ‘Mercat del l’Olivar’ una dirección de referencia en la ciudad. Sus pasillos se llenan cada día de clientes que adquieren los alimentos más variados: frutas y verduras locales y temporada que, en ocasiones cultivan los vendedores en los propios huertos; carnes ecológicas; los mejores pescados de lonja; especias, condimentos, frutos secos, dulces (sí, ensaimadas, también), vinos… Sin olvidar, por supuesto, los imprescindibles puestos de quesos y embutidos, referente indiscutible de la despensa mallorquina. ¿Quién puede resistirse a una deliciosa sobrasada?

 

 

Además, el mercado cuenta también con puestos de comida casera preparada, tanto para llevar a casa, como para comer in situ (hay puestos con espacios 'de asiento' especialmente pensados para ello). Otra opción, si se nos echa la hora del almuerzo encima, es quedar a comer en alguno de los establecimientos de restauración que el mercado aloja en su primera planta; una galería comercial con restaurantes y bares (en cuya oferta gastro encontramos desde opciones de tapeo hasta ostras, sushi…) y con espacios para el desarrollo de actividades como talleres de cocina para mayores o los más 'peques' de la casa.

Cocina mallorquina: mucho (¡muchísimo!) más que sobrasada y ensaimadas

Planes con sabor: Mallorca, destino 'gourmet'

Más sobre