Fabio dice adiós a las cocinas de MasterChef por una ‘cuestión de calorías’

El financiero madrileño tuvo que colgar del delantal anoche en un programa que también vivió la vuelta de Daniel (repescado en la prueba de exteriores)

Probablemente era la primera vez que Fabio se veía obligado a contar calorías antes de cocinar. Para mantener su gran forma física, el financiero madrileño asegura tener suficiente con “hacer mucho ejercicio”. Sin embargo, la prueba de eliminación de anoche requería hacer muchos cálculos con el fin de preparar dos recetas saludables que oscilaran entre las 500 y las 600 calorías. Y ni las matemáticas, ni la buena mano en la cocina, acompañaron a en esta ocasión a Fabio, convirtiéndose al final del programa en el octavo expulsado de esta edición.

fabio-toni-jonVER GALERÍA

En realidad éste fue el último de los muchísimos retos a los que tuvieron que enfrentarse en la noche de ayer los concursantes: cada vez más a menudo, las pruebas del talent se dividen a su vez en varias sub-pruebas que, en opinión de no pocos seguidores del programa (solo hay que echar un vistazo a las redes sociales) alargan en exceso la duración del concurso.

Buen ejemplo de ello fue, sin ir más lejos, el arranque: bajo el nombre ‘La batalla de la harina’, los aspirantes tuvieron que afrontar tres cocinados con este ingrediente como protagonista principal. El primero de ellos, elaborar una bechamel suave y sin grumos, reto del que fueron eliminados Toni y Jon (sus salsas no convencieron a Pepe Rodríguez). El resto debían preparar a continuación unos “cupcakes perfectos”, en palabras de Samantha Vallejo-Nágera.

prueba-harinaVER GALERÍA

Esta vez solo salieron victoriosos Sofía, Víctor y Marta. Los tres debían cocinar un suflé de queso para nombrar al vencedor definitivo de esta ‘batalla harinera’. Y fue de nuevo Marta quien mejores resultados obtuvo frente al fogón: su suflé quedó “rico y suave”, según el jurado. ¡Y eso que era el primero que cocinaba en su vida! La estudiante de nutrición disfrutaría de su ventaja por haber sido la mejor en la siguiente prueba; la de exteriores.

pepe-martaVER GALERÍA

El destino en esta ocasión: el campo de maniobras de San Gregorio de Zaragoza (el mayor centro de ejercicios militares de España). Los concursantes se enfrentaban a uno de los mayores retos desde que comenzara el programa: cocinar un menú formado por cuatro platos, ni más ni menos, que para 200 comensales (miembros de la ‘Brigada Aragón' del Ejército de Tierra de las Fuerzas Armadas Españolas).

Trabajarían en un único equipo y serían valorados individualmente. Y entonces llegó el momento con el que Marta se metió en el bolsillo a gran parte de la audiencia: "Tu ventaja en la prueba anterior te da derecho, o bien a canjearla por tu inmunidad o bien a que todos dispongáis de 20 minutos más cocinado", le comunicaban. Y en un gesto muy valorado por todos, ella eligió la opción B (¿cuántos de sus compañeros hubieran actuado igual en la misma situación?...).

jurado-tanquesVER GALERÍA

Pero a pesar de esos minutos de más, iba a costar mucho alimentar a tantas bocas: era el día perfecto para celebrar la tradicional repesca de MasterChef y que los compañeros expulsados en anteriores programas reaparecieran para meterse entre fogones. Ellos trabajarían en una prueba paralela: cada uno debía preparar un tipo de cocido diferente: madrileño, gallego, maragato, extremeño, montañés… Precisamente fue éste último, el cocido montañés, el que más triunfó entre los comensales y jueces. De su elaboración se había encargado Daniel (en la foto inferior, a la derecha), una sabrosa receta que le devolvió al bombero la oportunidad de volver a entrar en las cocinas del talent, convirtiéndose otra vez en concursante ‘de pleno derecho’.

ramon-danielVER GALERÍA

Bastante más irregular fue el cocinado del menú en la otra parte de cocinas. Marta, la capitana, no ejerció mal su papel de líder, pero aun así, el caos y la desorganización tuvieron su cuota de protagonismo (dando lugar a grandes momentos de tensión como los vividos, por ejemplo, entre Oxana y Fabio, o Toni y Víctor). “Sabemos que cocinar para 200 no es fácil, pero esto no justifica los errores”, les reprochaba Samantha.

Así las cosas, los jueces solo reconocieron el (buen) trabajo a Ketty, Sofía y Marta, mandando al resto de concursantes a la prueba de eliminación.

Y fue entonces cuando llegó el momento al que aludíamos al principio: el de contar calorías. La misión, desde luego, era de todo menos sencilla… Al ‘estrés’ habitual de elegir los ingredientes en el supermercado en un tiempo récord se sumaba el de ir calculando sus calorías para que, en total, no superaran esas 600 fijadas como tope. Tan difícil pintaba la cosa que, de hecho, ninguno de los ‘delantales negros’ (Oxana, Jon, Toni, Fabio y Víctor) consiguió ajustarse a esa cifra requerida. Penalización para todos: los 75 minutos iniciales que tenían para cocinar dos platos saludables y sabrosos se quedaban finalmente en 60.

Una reducción de tiempo que no afectó demasiado ni a Oxana (la rusa elaboró dos platos muy bien valorados por los jueces) ni a Víctor, que incluso tuvo tiempo de dedicar una de sus aplaudidas creaciones –un postre de nombre ‘Rojo Carmesí’,  a Sofía, su ‘alcaldesa’ favorita. “No sé si hay love, pero sí que hay algo muy potente in the air”, aseguraba el ingeniero catalán, preguntado por su especial relación con su compañera.

rojo-carmesiVER GALERÍA

Bastante peor fue el ‘reto calórico’ para Jon, Toni y Fabio. Los tres estaban en la cuerda floja, con un pie más fuera del programa que dentro, debido a sus elaboraciones fallidas. Finalmente, fueron las recetas de Fabio las que menos convencieron a Jordi, Samantha, Pepe, así como al chef Ramón Freixà (invitado durante la prueba).

freixa-juradoVER GALERÍA

Un veredicto que el financiero tomó con deportividad: “Es merecido, lo he hecho mal”, achacando su deficiente cocinado a “los nervios y la presión”. “Te tienes que ir orgulloso, has estado aquí ocho semanas y te llevas un aprendizaje que no te lo quita nadie”, le animaba Jordi Cruz, mientras Samantha le preguntaba a quién veía como ganador de esta edición. Fabio no lo dudó: “Creo que será Marta”, aseguró. En solo cinco semanas sabremos si sus predicciones se cumplen finalmente o no…

expulsion-fabioVER GALERÍA

MasterChef: Amaia y Alfred ponen música a una noche que termina con la expulsión de Jorge

MasterChef: El adiós de Daniel y la emotiva despedida de Eva González

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más