Así es el restaurante donde Felipe VI almorzó con sus amigos de la infancia

La revista ¡HOLA! de esta semana nos ofrece unas imágenes exclusivas del encuentro informal del que pudo disfrutar el Rey hace escasos días junto a antiguos compañeros de colegio. ¿Cómo es el restaurante donde tuvo lugar este almuerzo entre viejos amigos?, ¿por qué platos se decantó el monarca?... Un adelanto: su menú no pasó de los 12 euros.

De incógnito y ofreciendo una imagen inusual, caminando solo por las calles de Madrid. Así nos cuenta la revista ¡HOLA! de esta semana que pudo verse hace unos días a Felipe VI, con motivo de su encuentro informal junto con antiguos compañeros de colegio. El monarca no ha perdido el contacto con quienes compartieran aula con él durante su infancia en Santa María de Los Rosales, el mismo centro en el que hoy día estudian sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

La cita tuvo lugar en el restaurante madrileño Punto Básico, ubicado en el barrio de Argüelles y, aunque fue Don Felipe el último en llegar y el primero en marchase, tuvo tiempo de pasar un agradable rato entre amigos y disfrutar de platos como setas con virutas de jamón, merluza a la romana y una rica torrija con helado como postre. Todo ello, por un más que asequible precio de 11,90 euros, que es el coste que tiene el menú del día ofrecido en este restaurante capitalino.

Antes de abandonar el restaurante, el Rey no dudó en despedirse del personal del local que les había atendido, incluso se fotografió con ellos y con el propietario, Eduardo Sánchez Costas.

Hace ya tres años que Costas, gallego afincado en Madrid, decidió ampliar su grupo de restaurantes (El Descanso 1927, Taberna el Descanso y Plantío 35) abriendo Punto Básico, una dirección más que interesante para quienes desean disfrutar de una cocina sin demasiadas sofisticaciones, basada en buenas materias primas, y con una atractiva relación calidad-precio -el ticket medio ronda los 25-30 euros-.

De esencia puramente mediterránea (con algún que otro guiño de cocina fusión), su carta ofrece un amplio abanico de opciones, populares y ‘básicas’ -como reza el nombre del local- en el mejor sentido de la palabra. Así, encontramos apetecibles entrantes como Croquetas de rabo de toro y de hongos; Buñuelos de bacalao; Ensalada de foie y canónigos; Huevos rotos; pulpo a la brasa con puré cremoso, o Corazones de alcachofas confitadas a la parrilla del carbón (una de sus recetas más celebradas).

En lo referente a platos principales, en Punto Básico se puede optar por arroces y carnes a la brasa (hamburguesas de buey, solomillo de cebón gallego, chuletón, pluma ibérica con salsa de sésamo….) y una oferta breve de pescado donde encontramos alguna propuesta de aire internacional como la Merluza al carbón con Pak Choi salteado.

En los postres, opciones tradicionales que también pueden compartirse en medias raciones (al igual que la cocina salada), como Mousse de queso, filloas rellenas, tarta de limón o la mencionada torrija por la que se decantó el Rey.

Propuestas llenas de sabor que pueden regarse con alguna de las más de 40 referencias de vino con las que cuenta la bodega del restaurante, españolas casi en su totalidad, y con especial predominio de las D.O Rioja y Ribera del Duero.

Todo ello en un espacio acogedor y de decoración contemporánea, que se divide en dos ambientes claramente diferenciados: la parte superior, presidida por un gran gran barra y algunas mesas donde desayunar o picar algo de manera informal, y la planta inferior, con un amplio comedor, para disfrutar de un almuerzo algo más tranquilo y pausado en compañía de amigos, familiares o, por qué no, excompañeros de colegio…

La última ‘debilidad gastro’ del príncipe Guillermo

Día Internacional de la croqueta: ¿cuáles son las favoritas de la reina Letizia?

El Rey Juan Carlos y su pasión por la buena mesa: ¿cuáles son sus restaurantes favoritos?

Más sobre