Saúl Craviotto conquista el ‘oro’ en la emocionante final de MasterChef Celebrity

El piragüista olímpico se proclama flamante ganador de esta segunda edición del concurso tras vencer a Silvia Abril en un competido duelo final.

Hace muy pocos meses Saúl Craviotto no sabía prácticamente ni freír huevo. Sin embargo, su tenacidad, su capacidad de trabajo, y sus ganas de superación han llevado a este deportista de élite a lo más alto del pódium, en este caso culinario: anoche, muy entrada ya la madrugada, el miembro del jurado Pepe Rodríguez pronunciaba aquello de: “Y el ganador de la segunda edición española de MasterChef Celebrity es… ¡Saúl! Era, por supuesto, el momento más álgido de una noche que había sido larga y plagada de emociones…

entrada_plato_cuatroVER GALERÍA

El programa arrancaba con la entrada en plató de los cuatro finalistas (Craviotto, Silvia Abril, José Corbacho y Patricia Montero), ilusionados y nerviosos a partes iguales. No era para menos: quien ganara el primer reto obtenía el pase directo a la gran final y eso eran palabras mayores. Como mayor fue también su ‘misión’ frente al fogón: replicar una creación de la prestigiosa chef María Marte (una de las grandes estrellas del firmamento gastronómico que desfilaron anoche por el talent) al tiempo que ella misma cocinaba dicho plato frente a los aspirantes.

marte_aspirantesVER GALERÍA

Una receta tan bella como compleja, que simulaba un paisaje marino, y que los concursantes, a pesar de las dificultades, consiguieron, sacar adelante. “Sabemos que seguir a un cocinero es complicado, hay muchos pasos y elaboraciones, así que enhorabuena a todos por el esfuerzo”, dictaminaban los miembros del jurado, no sin poner también de relieve los errores cometidos en el cocinado. En este ranking de ‘defectos’ el que pareció salir menos perjudicado fue Craviotto, quien se hizo con la mejor valoración. “Tu plato ha sido un aprobado con nota”, le felicitaba Jordi Cruz.

La gran final ya tenía un primer duelista. “Mi beso te dio suerte”, decía entre bromas Eva a Saúl, en relación al sonado beso que protagonizaron hace unas semanas (y que, por cierto, replicaron anoche de forma igualmente simpática).

eva-besoVER GALERÍA

Era hora de buscar al segundo finalista, y el nombre de éste saldría de la prueba de exteriores. ¿El escenario en esta ocasión? Sin duda, uno inmejorable: El Celler de Can Roca (tres estrellas Michelin y dos veces considerado ‘Mejor restaurante del Mundo, en 2013 y 2105). El reto para Silvia, Corbacho y Patricia no podía ser más duro y bonito al mismo tiempo (¿quién, aficionado a los fogones, no soñaría con cocinar en un templo gastronómico como éste?)… Su misión pasaba por recrear seis platos ideados por Joan y Jordi Roca, con una presión añadida: serían los propios hermanos Roca y algunos miembros de su equipo quienes los catarían después.

joan_juradoVER GALERÍA

Una vez más, los concursantes estuvieron a la altura, dejándose la piel en el cocinado. Algo literal en el caso de Patricia: a la actriz le tocó elaborar un complicado postre con esferas sopladas de caramelo. A pesar de sus esfuerzos titánicos (y de múltiples quemaduras por el camino), aquellas esferas se le resistieron hasta el último minuto, un fallo que finalmente le costó la eliminación. Solo quedaban José y Silvia y la decisión no era fácil, dado que sus platos habían obtenido críticas muy positivas. Al final, fue la cómica catalana la quien “por pequeños detalles que marcan la diferencia” -según el jurado- replicó con más fidelidad las elaboraciones de los Roca. Tanto que el propio Joan calificó de ‘impecable’ una de las recetas preparadas por Abril, quien no dejaba de manifestar una y otra vez su incredulidad al verse en la final. Lejos quedaba ya aquella bechamel maldita que consiguió dejarla fuera del concurso antes de ser repescada solo una semana después...

mesa_cellerVER GALERÍA

El momento más esperado desde hace diez semanas por fin había llegado. Un duelo final y dos concursantes, Saúl y Silvia, dispuestos a darlo todo para hacerse con el codiciado título de MasterChef Celebrity (y convertirse así el sucesor de Miguel Ángel Muñoz, vencedor de la primera edición del programa).

“Siento los mismos nervios que antes de competir”, aseguraba Craviotto. Su mujer, sus hermanas y su pequeña hija Valentina habían entrado en plató para darle ánimos y todo su cariño durante el reto. Asimismo, la hermana y madre de Silvia Abril acudieron para animar a la actriz. Tampoco quisieron perderse la gran cita todos los concursantes que han pasado por el programa, entre ellos, Juan Betancourt, Carlos Baute, Pepón Nieto, o Anabel Alonso y Bibiana Fernández, alias ‘Las Retales’… (genio y figura, una vez más, en lo alto de la galería).

ex-concursantesVER GALERÍA

Esta vez no había sorpresas. Todas las finales de MasterChef se dirimen en una misma prueba: la elaboración de un menú libre, compuesto por un entrante, un plato principal y un postre, que muestre la evolución del aspirante. Y, aunque con elaboraciones muy diferentes, tanto Saúl como Silvia optaron por echar la vista atrás hacia sus raíces a la hora de cocinar.  

Así, si el primero se decantó por un menú a medio camino entre su Lleida natal y Asturias (donde vive desde hace 15 años), la segunda optó ofrecer su visión personal de platos con sabor a Cataluña, rindiendo homenaje a ingredientes y recetas como las alcachofas del Prat de Llobregat, los calçots o la crema catalana.

dacosta_beraVER GALERÍA

Dos intensas horas en las que pudimos ver a ambos muy concentrados, dando muestra de una maestría inusitada para alguien que no es profesional de la cocina. Así se lo reconocieron posteriormente durante la cata Pepe, Jordi y Samantha, acompañados para tan magna ocasión por otros dos grandes de los fogones: Martín Berasategui y Quique Dacosta. Todos ellos otorgaron grandísimas valoraciones para el trabajo de los dos finalistas. ‘Pefectamente ejecutado’, ‘muy armónico’, ‘sabor maravilloso’, ‘un plato para quitarse el sombrero’… fueron algunos de los ‘piropos’ que cosecharon.

Pero había que nombrar un ganador y parece que fue el menú de Craviotto (compuesto por un entrante a base de Pez Rey; una becada entre dos tierras; y un postre de crema de fruta de la pasión y albaricoque) el que, a tenor de tan ilustre jurado, mereció hacerse finalmente con el trofeo.

proclamacionVER GALERÍA

“¿¿Qué dices??”, exclamaba Saúl, tras escuchar su nombre como vencedor. El piragüista, que siempre ha hecho gala de una gran humildad, no terminaba de creérselo. Los abrazos de su familia y de Silvia Abril se lo confirmaban. También el maletín con 75.000 euros que el jurado le entregaba, y que Saúl decidió donar a la Fundación Aladina (encargada de prestar apoyo a los niños y adolescentes enfermos de cáncer). “Es lo más bonito que voy a hacer en mi vida”, aseguraba con la voz entrecortada por la emoción, mientras los confetis estrellados continuaban inundando el plató de MasterChef (cuya nueva edición Junior, por cierto, ya se está cociendo. Fans del programa... ¡permanezcan atentos a sus pantallas!).

Besos, lágrimas, ‘platazos’ y la expulsión de Edu Soto: así fue la semifinal de MasterChef Celebrity

Un error 'de peso' deja fuera de MasterChef a Anabel Alonso

Lágrimas y mucha emoción en la expulsión de Bibiana de MasterChef

Juan Betancourt deja MasterChef Celebrity entre lágrimas y cocinando mejor que nunca

Más sobre

Regístrate para comentar