Besos, lágrimas, ‘platazos’ y la expulsión de Edu Soto: así fue la semifinal de MasterChef Celebrity

Una receta ‘carente de sentido’ (según palabras del jurado) deja fuera del ‘talent’ al cómico catalán. La gran final tendrá lugar la próxima semana con Patricia, Saúl, Silvia y Corbacho como aspirantes a hacerse con la victoria, y convertirse así en el segundo ‘MasterChef Celebrity' de España. Y tú, ¿tienes ya tu favorito?

A falta de una, dos fueron las cajas misteriosas a las que anoche debieron hacer frente los semifinalistas (Saúl, Patricia, Corbacho, Silvia y Edu) en el arranque de la semifinal de MasterChef Celebrity. En la más grande: ingredientes de uso común (arroz, lentejas, pasta, sardinas…) ¿Y en las cajas más pequeñas? Una gran sorpresa. Y es que, gracias a las tablets que éstas escondían, los aspirantes pudieron recibir todo el cariño y apoyo de sus familiares a través de emotivos vídeos que hicieron llorar incluso a los aspirantes menos dados a mostrar en público sus emociones. “No soy de lágrima fácil. Hacía años que no lloraba”, aseguraba un conmovido Saúl, después de ver en pantalla cómo su mujer y su hija le daban ánimos.

saulVER GALERÍA

Poco imaginaban entonces que, esos familiares, acudirían al plató minutos después para catar sus elaboraciones… El reto: utilizar los ingredientes de la primera caja misteriosa para hacer cinco raciones de "un plato libre a la altura de una semifinal”, les advertía Pepe Rodríguez.

Para el desarrollo de esta prueba los aspirantes contaron, además, con una consejera de excepción: la ‘amatxu’ Edurne, una de las concursantes más queridas y populares de la última edición de MasterChef, quien no dudó en ofrecer consejos a los ‘celebrities’ de cara a la recta final de la competición.

silvia-edurneVER GALERÍA

¿Será Ferran Adrià quien pruebe nuestros platos?, se preguntaban, inquietos, tras el cocinado. Frío, frío… Mujeres, maridos, hermanas, hermanos, madres y padres de los concursantes se sentaban a la mesa para degustar ‘a ciegas’ las recetas y votar por la mejor elaboración (o, de forma más o menos disimulada, por la que creían que pertenecía a su familiar). Todos consiguieron acertar, a excepción de los familiares de Edu Soto que se decantaron como mejor plato por el arroz con costilla preparado por Silvia Abril.

Pero, sin duda, en esta ocasión las emociones no llegaron desde los fogones sino del emotivo reencuentro que protagonizaron los aspirantes y sus seres queridos. “Somos besucones, ella más que yo, a esta edad no podemos cambiar", bromeaba Andreu Buenafuente a quien su mujer, Silvia Abril, se comió a besos. “Esta visita ha sido mejor que la de cualquier chef”, decía un también emocionado Corbacho.

buenafuente_zVER GALERÍA

Pero había que reponerse, que aún quedaba mucha semifinal… La siguiente misión tuvo como escenario San Lorenzo de El Escorial, en concreto el Real Colegio Universitario María Cristina (una de las sedes de la Universidad Complutense de Madrid). Allí se habían instalado cinco food trucks para el desarrollo de la prueba de exteriores. Y nadie mejor que Carlos Maldonado (ganador de la tercera edición de MasterChef y todo un experto en cocina callejera) para diseñar el menú que los concursantes debían replicar. La empresa no era sencilla: cada concursante tenía que preparar dos elaboraciones distintas y hacer 50 raciones de cada una de ellas. Esta vez el jurado valoraría el trabajo de manera individual (no por equipos), así que, dado lo complicado del reto, el programa invitó a cinco exaspirantes de MasterChef 5 para que echaran un cable en cocinas: Nathan, Miri, Odhkuu, Jose María y Adrián.

miri-exterioresVER GALERÍA

Cada uno de ellos fue asignado como ‘pinche de cocina’ a cada concursante, formando de esta forma parejas muy bien avenidas en algunos casos, peor avenidas en otros.

Así por ejemplo, mientras que el tándem formado por Corbacho-Nathan y el de Edu-Miri fue bastante fallido y caótico; algo mejor se le dieron las cosas a Patricia y Adrián y, mucho mejor aún, a los ‘duetos gastro’ compuestos por Silvia y José María, y Saúl y Odhkuu. Así lo establecieron con sus votos los comensales (alumnos de los cursos de verano ofrecidos por la Universidad). Un veredicto que, además, coincidió plenamente  con el del jurado. Tan bien estuvieron ambas parejas que Jordi, Pepe y Samantha optaron asignarles un empate técnico.  Fue Maldonado quien tuvo que pasar el trago de desnivelar la balanza. “Los 4 platos son estupendos, brutales. Pero si me tengo que decantar por uno, me quedo con los platos de Saúl’, sentenciaba este joven chef, que este mismo verano inauguraba su restaurante, ‘Raíces’, en Talavera de la Reina.

maldonadoVER GALERÍA

“Estoy alucinando, yo hace 3 o 4 meses ni sabía cocinar...”, aseguraba un incrédulo Saúl al verse convertido en el primer finalista de MasterChef Celebrity. Así pues, el medallista olímpico fue el único afortunado que vio ‘los toros desde la barrera’ en la prueba final de eliminación. Pasara lo que pasara, sería la última vez que Silvia, Corbacho, Saúl y Patricia se pondrían el delantal negro. O final, o nada.

Demasiada presión y una inmensa caja misteriosa frente a ellos. En su interior, numerosos ingredientes con un factor común: su elevado índice graso (aguacate, salmón, queso, nata, chorizo, atún, morcilla, coco…). Hacer una buena receta solo con esos productos no iba a ser sencillo; necesitarían algún ‘elemento corrector’. Esto es, ingredientes que por su frescura, ayudan a equilibrar las recetas cuando resultan muy grasas. Y ahí precisamente se centraba el último reto de la noche: en escoger un producto ‘desengrasante’ (entre los más comunes: limón, kumquat, mano de buda, citronela, lima, pomelo, rabanitos, jengibre…) y combinarlo con los productos más grasos en una receta libre “digna de un finalista”, volvían ‘amenazar’ los miembros de jurado. Para ello contarían con los consejos de prestigioso chef Toño Pérez (al frente del restaurante cacereño Atrio, premiado con dos estrellas Michelin).

Unos ‘tips’ que resultaron especialmente útiles a Silvia y Corbacho (ambos supieron aprovechar bien las recomendaciones de Pérez durante el cocinado). Esto, sumado al buen hacer frente al fogón de ambos concursantes, fue lo que les proporcionó no sólo las buenas críticas del jurado, sino también… ¡su pase a la final! “Es una maravilla verte cocinar, tratas los productos como se merecen”, alababa Samantha a Silvia, en relación a su plato de salmón, caviar falso de chorizo y chutney de mano de buda. Por su parte, Toño Pérez elogiaba también el trabajo de Corbacho: “Has sabido jugar bien tu partida”.

Peor les fueron las cosas a Patricia y Edu. La primera optó por preparar un pato a la naranja ‘a su manera’ (cuyo punto de cocción no estuvo nada acertado) y el segundo, un salmón con rábanos, que el jurado calificó como una receta ‘carente de sentido’. “Te hemos visto perdido, inseguro y eso lo has reflejado en el plato”, le decía Jordi Cruz al cómico catalán.

patricia-edu-finalVER GALERÍA

“Vuestras elaboraciones -añadía Pepe- están lejos de las que han presentado vuestros compañeros. Ha sido muy difícil elegir al cuarto finalista, así que la decisión está tomada en función de la evolución que habéis tenido en estas cocinas”.

Y esa evolución parece haber sido, a juicio del jurado, más positiva en el caso de Patricia quien, a pesar de ese desastroso pato, se convertía finalmente en la cuarta aspirante que participará la próxima semana en el último programa de la competición.

edu-variosVER GALERÍA

“Hubiera sido injusto que no se quedara Patricia. Ella ha hecho mejores platos que yo y no se merecía irse”, aseguraba, humilde, Edu. Las puertas de la gran final se cerraban así para el cómico, a solo unos días de conocer el nombre del nuevo ‘MasterChef Celebrity España”. ¿Silvia?, ¿Saúl?, ¿Patricia?, ¿Corbacho?... Se abren las apuestas: ¡hagan juego, señores!

Un error 'de peso' deja fuera de MasterChef a Anabel Alonso

Lágrimas y mucha emoción en la expulsión de Bibiana de MasterChef

Juan Betancourt deja MasterChef Celebrity entre lágrimas y cocinando mejor que nunca

Más sobre

Regístrate para comentar