'Gastro-planes' para el fin de semana: cinco mesas para disfrutar 'mediterráneamente'

Buena cocina y maravillosas vistas al mar Mediterráneo. Son los factores que tienen en común los restaurantes que 'aterrizan' hoy en nuestra agenda

Este fin de semana se presenta un poco más largo de lo habitual con motivo de la festividad propia del 15 de agosto, que en España celebran la práctica totalidad de pueblos y ciudades. Es por ello que esta semana nuestros ‘gastro-planes’ se adelantan un día. El abanico de alternativas a la hora de disfrutar de este tiempo de ocio de la forma más sabrosa es muy amplio. Nuestra propuesta ‘foodie’ en esta ocasión: dirigir nuestros pasos hacia el Mediterráneo y saborear una deliciosa comida junto al mar en buena compañía. ¿Dónde? Ahí van algunas pistas:

‘La Taverna del Mar’ (Costa Brava. Girona)

Referente gastronómico de la Costa Brava, la ‘Taverna del Mar’ abrió sus puertas por primera vez en 1929. Una marisquería histórica, ubicada a los pies de la playa de S’Agaró, que este verano reabría tras una espectacular reforma llevada a cabo por el conocido interiorista Lázaro Rosa-Violán.

taverna_mar_VER GALERÍA

En la carta, al comensal le esperan más de 50 platos con los mejores pescados y mariscos. Un restaurante de ensueño dirigido por la cuarta generación de la familia Ensesa y que, además de las magníficas vistas y la calidad gastronómica, cuenta con un plus para mitómanos. Y es que por este local han pasado grandes nombres de la literatura, la pintura o el cine. Un ejemplo: en 1959 el restaurante se convirtió en set de rodaje de la película ‘De repente, el último verano’, protagonizada por Elisabeth Taylor. (Más información: www.latavernadelmar.cat)

'Barracuda' (Castelldefels. Barcelona)

Tras el éxito cosechado con su asesoramiento gastronómico en el restaurante 'La Barraca' (que abría el verano pasado en la Barceloneta y del que ya te hablamos en su día en esta sección de ‘Gastro-planes’), el reputado chef Xavier Pellicer se ha embarcado este verano en otro proyecto muy 'playero’: el restaurante ‘Barracuda’, inaugurado hace escasas semanas en la localidad de Castelldefels, cuya cocina también lleva el sello de Pellicer y la dirección empresarial de Guido Weinberg.

barracuda_VER GALERÍA

La filosofía vuelve a ser una propuesta gastronómica sencilla, muy mediterránea, buscando la excelencia del producto y apostando por ingredientes ecológicos y de proximidad. La especialidad de la carta: arroces y paellas (arroz a banda con navajas, arroz negro con sepia y almejas, paella de verduras ecológicas, paella marinera…). No faltan tampoco los pescados salvajes, carnes, y una selección de tapas, entre las que encontramos, mejillones al vapor, limón y jengibre, calamar frito a la cerveza negra y mayonesa de lima o langostinos con tomate y albahaca, entre otras. (Dirección: C/ Ribera de Sant Pere 17. Castelldefels).

'Sa Cova' (Menorca)

Ubicado en una antigua cueva de pescadores, junto al Puerto de Cales Fonts (en el municipio menorquino de Es Castell), encontramos ‘Sa Cova’. Un restaurante donde se puede disfrutar de la mejor tradición ‘gastro’ de la isla, fusionada con las novedosas técnicas de la nueva cocina contemporánea. Y todo ello mientras se observan cómo los barcos entran al Puerto de Mahón por la bahía…

sacova_terraza_VER GALERÍA

Como no puede ser de otro modo en este tipo de establecimientos playeros, los pescados y mariscos vuelven a ser los grandes protagonistas. En su carta destacan entrantes como la tosta de hojaldre con escalibada de anchoa o el pulpo con patata ahumada; de sus principales llama la atención la 'Langosta Hamilton' (una vuelta de tuerca a los siempre acertados huevos fritos con patatas, donde el ingrediente principal es este delicioso marisco). Destaca la tradicional caldereta de langosta, tan típica de la zona, con un toque innovador y una apuesta por el intenso sabor a marisco recién salido del mar. No te pierdas tampoco su gazpacho de fresas con sorbete de mojito. ¡Sorprendente y delicioso! (Dirección: Passeig Santa Àgueda, 6). Menorca.

'La Claudia' (Altea. Alicante)

Callejuelas adoquinadas, casas blancas llenas de encanto, la brisa del mar… Altea es, sin duda, uno de los pueblos con más magia de la Costa Blanca. Allí, en pleno casco antiguo, entre el mirador a la bahía y la plaza de la iglesia, se encuentra 'La Claudia'.

claudia_terraza_VER GALERÍA

Las bonitas vistas panorámicas que ofrece su terraza, hacen de este restaurante uno de los ‘must’ veraniegos de esta localidad alicantica. Todo un reclamo ‘visual’ al que se suma también el gustativo, gracias a su carta de cocina creativa, de raíces mediterráneas. Entre sus propuestas: carpaccio de pulpo y vieiras, carpaccio de gambas con mayonesa; tataki de atún, vieiras con panceta carameliza, pluma de cerdo ibérico con patatas violetas, tartar de lubina, solomillo de ternera con cremoso de ceps… Sin olvidar, cómo no, los ricos arroces tan característicos de la zona. (Más información: www.laclaudia.com)

'Trocadero Arena' (Marbella. Málaga)

Terminamos este pequeño recorrido playero en la localidad malagueña de Marbella donde se ubica ‘Trocadero Arena’. A los pies de la playa del Río Real encontramos este espectacular restaurante, decorado al más puro estilo colonial, y cuya propuesta es una cocina de esencia mediterránea, combinada con algunos toques de fusión asiática, y que da prioridad absoluta a la calidad de la materia prima.

trocadero_VER GALERÍA

Así por ejemplo, ofrece verduras y hortalizas de temporada recolectadas en el huerto de cultivo ecológico con el que cuenta el restaurante en el Valle del Guadalhorce; pescados (en este apartado destacan las típicas frituras malagueñas o las recetas con atún de almadraba); carnes a la brasa; arroces secos y caldosos… Todo ello regado con una amplia selección de vinos, que abarca denominaciones de origen tanto nacionales como extranjeras.

Además, el restaurante cuenta con 'Club de playa' perfecto para disfrutar desde las hamacas de alguno de estos platos o saborear un refrescante cóctel. (Más información: www.trocaderoarena.com).

Más sobre

Leer más