Enamórate de los frutos rojos con estas cinco recetas

Repletas de flavonoides, estas frutas silvestres son una importante fuente de antioxidantes, vitaminas y fibra. Algunas de ellas empiezan ahora su mejor temporada. Aprovecha y llena tus platos de color y sabor

Los frutos rojos son, principalmente, frutas silvestres y se caracterizan (con permiso del arándano negro) por su color, que es el que le da muchas de sus propiedades. Tienen una gran cantidad de flavonoides, unos compuestos de origen vegetal que ayudan en la prevención del envejecimiento, un importante número de vitaminas –entre las que destacan la vitamina C y K-, fibra y, como todas las frutas en general, mucha agua, lo que hacen que sean alimentos muy diuréticos. Aunque la mejor temporada para la mayoría de ellas son los meses cálidos, algunas han empezado este mes de febrero a recolectarse. Es el caso de las fresas, fresones y grosellas que, en realidad, suelen estar perfectas todo el año. Y aunque su precio suele ser elevado, debido a que su recogida es muy delicada, su alto valor nutricional y sus propiedades antioxidantes las hacen más que merecedoras de entrar en nuestra despensa.

Alegran nuestros platos, dándoles mucho colorido (prueba a incluirlos en alguna ensalada y combinarlos con queso fresco, nueces y jamón de pato), y saben endulzar otros añadiéndolos en crudo en tartas, infusiones y yogures, hacer mermeladas, salsas para acompañar una carne o una sencilla gelatina. Y, si finalmente te convencen, prueba a cultivarlos tú mismo. No requieren mucho espacio para crecer ni necesitan mucha luz. Así, podrás recolectarlos justo antes de consumirlos (cuando mejor están), lavarlos con agua fría y disfrutarlas con alguna de las recetas que te proponemos.

UNA TARTA DE CHOCOLATE Y FRESAS

Es el fruto rojo más dulce y, entre enero y febrero, comienza su recolección; con lo que es el momento de empezar a disfrutarla. Tiene un alto contenido en vitamina C, manganeso y hierro. Las semillas que ves en su exterior son, en realidad, pequeños frutos secos. Y ahora que tenemos tan cerca San Valentín y que te hemos pedido que te enamores de esta fruta, nada mejor que una tarta de chocolate con forma de corazón.

frutos-rojos-recetas-faciles-tarta-corazón-chocolateVER RECETA

Paso a paso: corazón blanco de frutas rojas

 

Además, mezcladas con arándanos y frambuesas, se convierten en un delicioso (y sanísimo) smoothie que puedes aromatizar con un yogur de vainilla o coco y un poco de menta.

MERMELADA DE MORAS

Son dulces y, añadidas como toppings a los yogures, deliciosas. Su alto contenido en taninos reduce la inflamación intestinal y su vitamina K ayuda a relajar la musculatura, por lo que son perfectas para los deportistas. Contienen también mucha fibra y vitamina A y C. Te proponemos una mermelada de moras muy sencilla que, mezclada con queso fresco por las mañanas, puede convertirse en tu perdición. No te olvides de esterilizar bien los botes.

frutos-rojos-recetas-faciles-mermelada-morasVER RECETA

Ingredientes: 1 kg de moras, 500 g de azúcar y el zumo de ½ limón.

Preparación:

  1. Lava bien las moras y ponlas a macerar con el azúcar en un bol, bien mezclados ambos ingredientes, durante al menos una hora o, mejor, de un día para otro. Puedes sustituir el azúcar por estevia, panela o azúcar de caña natural.
  2. En un cazo, pon esta mezcla junto al zumo de limón a fuego medio. Cuando empiece a hervir, baja el fuego al mínimo y deja que se haga durante unos 40 minutos, removiendo de vez en cuando. Estará lista cuando quede una pasta espesa y algo arrugada.

YOGUR CON FRAMBUESAS

Carentes de grasas, es en las frambuesas donde mejor apreciamos ese sabor tan característico de los frutos rojos, que se sitúa entre lo dulce y lo ácido. Contienen mucha vitamina A y C, además de cetonas –que mejoran la metabolización de los lípidos, estimulando la combustión de calorías-, y un gran aroma. Por eso, son perfectas para acompañar carnes rojas, como en la receta que encontrarás pinchando este enlace de milhojas de solomillo con salsa de frambuesas. Pero para que empieces a familiarizarte con ellas, te dejamos un paso a paso muy sencillo para tu desayuno de cada mañana.

frutos-rojos-recetas-faciles-yogur-frambuesas-arandanos-avenaVER RECETA

Ingredientes: 250 g de frambuesas (o, si quieres, puedes mezclar varios frutos rojos, como moras y fresas), 250 g de queso fresco batido 0%, 1 yogur griego natural y un puñado de nueces.

Preparación:

  1. Lava la fruta y, en el caso de que hayas elegido fresas, trocéalas. Pica también las nueces.
  2. Mezcla el queso fresco batido con el yogur griego natural hasta obtener una crema homogénea.
  3. En un vaso o bol, pon una capa generosa de esta crema y, encima, los frutos rojos y las nueces. Si quieres, puedes añadirle copos de avena integral (mezclándolos antes) y, aunque no necesita azúcares añadidos (pues el punto dulce ya se lo da la fruta), puedes añadirle un poco de miel a los frutos rojos justo después de enjuagarlos, removiéndolos bien.

TARTALETAS DULCES CON GROSELLAS

Las grosellas son de las más agradecidas en cuanto a su recolección, pues suelen estar disponibles y en buen estado durante todo el año. Son ideales para salsas o en un smoothie, ya que mejoran la funcionalidad de los vasos sanguíneos. Son muy ácidas, para los que prefieran los sabores menos dulces, y tienen una gran cantidad de vitamina C. Además, son pre-bióticas, es decir, favorecen el crecimiento de bacterias beneficiosas en nuestro sistema digestivo.

frutos-rojos-recetas-faciles-tartatelas-crema-frambuesas-moras

Paso a paso: tartaleta bretona de crema ligera y frutos de temporada

 

GELATINA DE  FRESAS, FRAMBUESAS Y ARÁNDANOS

Se trata de un fruto rojo muy ácido y rico en vitamina C, flavonoides y fibra; de ahí sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Además, contienen mucha pectina, que las hace perfectas para compotas, mermeladas o trituradas como uno de los ingredientes principales de una ligera gelatina.

frutos-rojos-recetas-faciles-gelatina-fresa-frambuesas

Ingredientes: 1 taza de fresas, 1 taza de frambuesas, ½ l de zumo de arándanos, ½ taza de azúcar y 3 láminas de gelatina natural.

Preparación:

  1. Ponemos en remojo las láminas de gelatina, siguiendo las instrucciones del fabricante.
  2. Trituramos toda la fruta, agregamos el zumo de arándanos y el azúcar.
  3. Echamos la mezcla en una cazuela y ponemos a fuego lento. Cuando esté caliente, agregamos las láminas de gelatina, sin dejar de remover, para que se integren bien.
  4. Rellenamos moldes y ponemos a enfriar en la nevera hasta que veamos que su consistencia es sólida.

More about

Read more