recetas-faciles-remolacha-cenas-ligeras

Cocina de temporada: ideas rápidas para cocinar la remolacha

Es una de las hortalizas más dulces y también una de las que más energía nos aporta. Apenas aporta calorías y nos ayuda a controlar la tensión arterial. Si no sabes cómo cocinarla, te damos cinco recetas para que no te repitas nunca

by Marta Romero

La remolacha es una hortaliza que, a casi todo el mundo, le resulta deliciosa. Gran culpa de ello la tiene la gran cantidad de azúcares que acumula que, con cierto matiz terroso, la convierte en uno de los ingredientes que más nos gusta de la ensalada. Y aunque su carne color púrpura nos complique un poco su manipulación (has de tener cuidado, pues tiñe las manos y las superficies sobre la que la cortes o peles), esta raíz comestible apenas aporta calorías, te ayuda a controlar la tensión arterial y protege le corazón. Además, si eres de los que practica habitualmente deporte, estás de suerte, porque contribuye al funcionamiento normal de los músculos, ya que mejora la gestión del oxígeno.

Evita las que venden envasadas, pues suelen contener muchos conservantes, y busca las raíces frescas de piel lisa y sin manchas negras, que mantengan sus hojas verdes frescas y enteras. Ten en cuenta que estas también pueden consumirse, como si fuesen espinacas, crudas, escaldadas o cocidas al vapor. No las congeles nunca, pues se ablandan, pero puedes conservarlas frescas en el frigorífico siempre que las guardes enteras dentro de una bolsa de plástico. Y ahora que ya sabes lo básico, vamos a cocinarlas.

REMOLACHA ASADA AL HORNO

Es, quizás, la forma más sencilla de cocinarla. Tan solo tendrás que cortarla en finas rodajas (o en gajos), forra una bandeja de horno con papel vegetal, colócala y rocía con aceite de oliva virgen extra, un poco de pimienta y sal. Además, te recomendamos que las aromatices con romero y tomillo, las dos hierbas que mejor combinan con ella. Hornea a 200 °C durante 45 minutos.

Si quieres que te queden en formato de chips vegetales (las tendencias gastronómicas nos llevan hacia lo crujiente), córtalas muy finas y déjalas más tiempo.

receta-remolacha-asada-horno-chips

‘CARPACCIO’ DE REMOLACHA

Primero, cuece las remolachas durante 30 o 40 minutos al vapor. Hazlo con la pieza entera, para conservar todo su aroma, colocándolas en una rejilla por encima del agua, para que no entre en contacto directa con ella. Cuando veas que están tiernas, retíralas, deja que se enfríen y córtalas en finas rodajas. Combínalas con cebolla roja cortada en juliana, brotes de soja, con queso fresco de cabra o parmesano y almendras laminadas o nueces.

receta-facil-carpaccio-ensalada-remolacha

TRES ‘SMOOTHIES’ DE REMOLACHA

Triturando esta hortaliza rica en fibra, potasio y proteínas, se asimilará mejor uno de los minerales que más contiene: el hierro. Pero hazlo siempre mezclando con frutas, para suavizar su sabor. Te damos tres opciones:

  • Mezclar una remolacha con zanahorias, una manzana Golden, jengibre y agua.
  • Mezclar una remolacha con una zanahoria, el zumo de una naranja y apio.
  • Mezclar una remolacha con el zumo de una naranja, una manzana, un poco de miel y jengibre fresco, el zumo de una lima y agua.

SALMOREJO O CREMA DE REMOLACHA

La remolacha caliente en crema no es muy apetecible, pero cuando los grados bajan y se enfría, está deliciosa. Puedes hacer un salmorejo de remolacha, sustituyendo unos tomates por esta hortaliza o en crema con un poco de yogur griego, una combinación perfecta.

salmorejo-crema-remolacha-receta

Paso a paso: crema de remolacha, tomates secos y puré de almendras

 

Más sobre: