¿Por qué prohibirse la pasta para cenar?

Una de las primeras cosas que hacemos cuando queremos quitarnos ese par de kilos que hemos cogido en los últimos meses es eliminar la pasta de nuestra dieta; sobre todo, a la hora de cenar. Pero, ¿es correcto hacerlo? No del todo, y te contamos por qué

La cena es la ingesta más cercana al descanso nocturno y, por lo tanto, mantiene una relación muy cercana con él. Depende de lo que comamos, dormiremos mejor o peor. Y, de forma errónea, siempre hemos creído que durante este periodo nocturno el cuerpo no trabaja. Aunque mucho menos activo que por el día, sí que lo hace. Por eso, también es importante darle la energía que necesita.

Así, esa afirmación que asevera que cenar pasta engorda no es del todo real. Son hidratos de carbono y, como tales, los que no se utilizan, se guardan como reservas de grasa. Pero si los consumimos en la medida justa, no habrá sobrante y, por tanto, será una ingesta tan apta como cualquier otra para la noche. La clave está en la cantidad y, si cumples con la medida justa, puede convertirse en tu mejor aliado para descansar.

Intenta elegir siempre pasta integral, con un mayor porcentaje de fibra, que hará que sea mucho más saciante y conseguirá que el índice glucémico en sangre (ese que nos da energía) no suba tanto. Es más, junto a la cantidad, otro aspecto importante a tener en cuenta es qué tipo de hidrato de carbono dejamos para la última comida del día, pues no es lo mismo, un producto procesado o hechos con harinas refinadas (que los tienen), como una fruta, una legumbre o una pasta integral.

Los hidratos de carbono calman la angustia, la ansiedad (son saciantes) y preparan el cuerpo para el día siguiente. Es más, son recomendables para tus comidas post-entrenamiento, que coincidirá con la cena si vas al gimnasio por la tarde. Eso sí, si quieres mantenerte en tu peso, no superes las dos o tres raciones a la semana, pues una dieta equilibrada siempre ha de ser considerada en su conjunto. Si te animas, aquí tienes algunas ideas.

ENSALADA DE PASTA INTEGRAL CON NUECES

Prepara recetas que sean lo más simple posibles, para que se puedan digerir mucho mejor,  trata de comerlas, al menos, dos horas antes de irte a dormir. Un buen ejemplo es esta pasta integral con nueces.

receta-pasta-cena-ensalada-integral-nuecesVER RECETA

Paso a paso: ensalada de pasta integral con nueces

 

ENSALADA TEMPLADA DE SOBA Y TOFU FRITO

La cantidad recomendada (por lo general) será de 40 g en crudo más o menos, intentando que siempre sea la guarnición y no el plato principal. Y evita añadir salsas o cualquier alimento rico en grasas.

receta-pasta-cena-ensalada-templada-soba-tofu

Paso a paso: ensalada templada de soba y tofu frito

 

ESPAGUETIS CON CONEJO

Si lo sirves como plato único, puedes aumentar un poco más la cantidad de la ración, pero busca que se mantenga como parte de la guarnición, y que las verduras o las proteínas magras (como el conejo, el pavo o el pollo) dominen el plato.

receta-pasta-cena-espaguettis-conejoVER RECETA

Paso a paso: espaguetis con conejo

 

ENSALADA DE PASTA CON SALMÓN NORUEGO AHUMADO Y RÚCULA

Hidratos de carbono también son las legumbres, los cereales e, incluso, la fruta; por lo que consumir pasta en la cena no es una idea descabellada, y menos, con una receta como esta.

receta-pasta-cena-ensalada-salmon-ahumado-ruculaVER RECETA

Paso a paso: ensalada de pasta con salmón noruego ahumado y rúcula

 

PASTA INTEGRAL CON RICOTA, ESPINACAS Y LIMONES

Combinar la pasta con la ricota (o con huevos, pollo, atún o frutos secos) es una forma de favorecer el descanso, pues todos estos alimentos contienen triptófano, precursor de la serotonina, esa sustancia neurotransmisora que nos ayuda a conciliar el sueño.

receta-pasta-cena-ensalada-pasta-integral-ricottaVER RECETA

Paso a paso: pasta integral con ricota, espinacas y limones

More about

Read more