¡Muy dulce!: tarta de limón, con el sello del 'enfant terrible' de la cocina británica

El postre que hoy te proponemos nos llega de la mano de Marco Pierre White, el prestigioso chef que renunció sin parpadear a las tres estrellas Michelin que poseía

by hola.com
Hoy nos apetece ponernos dulces, y lo hacemos, además, en compañía de una de las personalidades más interesantes y singulares del panorama culinario internacional: el chef Marco Pierre White. Un verdadero talento de los fogones nacido en Leeds allá por 1961 que, con sólo 33 años, ya había logrado convertirse en el cocinero británico más joven que conseguía las codiciadísimas tres estrellas Michelin (el sueño máximo de todo -o casi todo- cocinero). Pero a White no terminaba de deslumbrarle el brillo y el aplauso de la ‘todopoderosa’ guía francesa, a la que acusaba de estar sujeta a intereses comerciales.

chef_white_
Marco Pierre White, uno de los chefs más singulares del panorama 'gastro' británico

Tanto es así que, en 1999, White hizo lo que muy pocos chefs se atreverían a hacer; renunciar a las estrellas y emprender un nuevo camino dentro de sector culinario. ‘Estaba siendo juzgado por personas con menos conocimientos que los míos. Concedí demasiado respeto a los inspectores de la Michelin y estaba menospreciándome a mí mismo. Así que tenía tres opciones: podía convertirme en prisionero de mi mundo y continuar trabajando seis días a la semana; podía vivir una mentira y cobrar precios altísimos, o podía devolver mis estrellas, pasar tiempo con mis hijos y reinventarme a mí mismo’, aseguró White en aquel momento.

Polémicas al margen, pocos como él pueden presumir de ser más aclamados por crítica y público. Su labor como empresario (es propietario de varios restaurantes, entre ellos los londinenses Belvedere o L’Escargot) y sus estelares intervenciones en televisión, en programas como Hell’s Kitchen o la versión australiana de MasterChef, sumadas a su trabajo como asesor de grandes hoteles y líneas de cruceros, son ahora los intereses que defiende el ‘chef’ quien, además, es autor de varios libros de cocina.

Y decíamos al principio que hoy nos queríamos poner golosos porque la receta que queremos enseñarte a preparar, y que firma el propio White, es una rica tarta de limón: ‘Éste es mi postre favorito y también una manera perfecta de rematar una comida. Por lo general, sirvo la tarta sin acompañamiento, aunque se puede añadir un poco de nata montada o, como se ve en la foto, un pequeño suflé de limón’, asegura el cocinero, de quien, por cierto, aprendieron otros grandes chefs británicos, entre ellos, el popularísimo Gordon Ramsey.

Para acceder al modo de elaboración de esta apetecible tarta, tan solo tienes que pulsar aquí debajo sobre la imagen:

tarta_limon_VER RECETA
Tarta de limón


Más sobre: