Dos postres internacionales con los que siempre acertarás, ¡pruébalo!

Procedentes de Francia e Italia, presentamos dos recetas dulces que harán las delicias de cualquier comensal

De postre, para merendar o como capricho, los dulces siempre suponen un momento de placer del que merece la pena disfrutar. Acostumbrados a los más típicos de la gastronomía nacional, como pueden ser los buñuelos, torrijas o el flan, proponemos dos recetas deliciosas de la gastronomía francesa e italiana.
 

Cannoli de ricota y pistacho
 

Los cannoli son, posiblemente, el dulce más típico de la repostería siciliana. Aunque, como en prácticamente todas las recetas, las maneras de hacerlo pueden variar y sus rellenos cambian según el gusto del consumidor, la fórmula base es siempre la misma: un cilindro de masa frita relleno de queso, azúcar y fruta al gusto. En esta ocasión, a fin de salir de lo convencional y evitar quejas por los ingredientes elegidos, proponemos unos cannoli de ricota y pistacho que, a pesar de no llevar fruta, son de lo más sofisticado y apetecible.
 


 

Ingredientes
•    30 g de azúcar blanco
•    150 g de harina
•    60 g de mantequilla a temperatura ambiente
•    2 cucharadas soperas de vino Marsala
•    1 huevo
•    Aceite de girasol para freír 
•    Sal (una pizca)

Para el relleno
•    150 g de ricota fresco
•    50 g de azúcar glas
•    ½ cucharadita de esencia de vainilla
-Para espolvorear-
•    Pistachos pelados y picados
•    Chips de chocolate pequeños.
 


Preparación
1.    Mezclar la harina, la mantequilla, el azúcar y la sal
2.    Añadir el vino poco a poco hasta conseguir una masa fácil de manejar
3.    Hacer una bola, envolver en papel film y dejar reposar una hora en un lugar seco a temperatura ambiente
4.    Batir el huevo. Reservar 
5.    Con ayuda de un rodillo, extender la masa y cortar en cuadrados de 10 cm de lado
6.    En una sartén ancha, calentar el aceite hasta que alcance la temperatura óptima para freír
7.    En un molde para cannoli, rodear la masa y untar con el huevo batido
8.    Introducir los cannoli en el aceite caliente y freír hasta que se doren
9.    Dejar enfriar sobre un papel absorbente. Una vez frío, retirar el molde. Retirar la operación hasta haber frito toda la masa
-Para el relleno-
10.    Si la ricota tiene agua, escurrir
11.    Batir el queso con el azúcar y la esencia de vainilla hasta que quede bien mezclado
12.    Enfriar la mezcla en la nevera por lo menos 30 minutos
13.    Con ayuda de una manga pastelera, rellenar cada cannoli cuidadosamente y de manera generosa
14.    Espolvorear el pistacho picado en uno de los lados del cannoli y las chips de chocolate en el otro.
 

'Coulant' de chocolate

También conocido como fondant o volcán de chocolate, este postre fue patentado por Michel Bras, un prestigioso chef francés. Aunque por fuera parece un bizcochito de chocolate, la sorpresa de que su interior sea líquido y cremoso es lo que convierte a este dulce en uno de los más incluidos en las cartas de postres alrededor del mundo. 

Ingredientes
•    250 g de chocolate negro (70% o más según el gusto)
•    100 g de azúcar blanco
•    200 g de mantequilla
•    100 g de harina para repostería
•    2 cucharadas de cacao en polvo
•    6 huevos
•    Sal
Preparación
1.    Precalentar el horno a 180°
2.    Batir los huevos con el azúcar hasta que quede una mezcla espumosa
3.    Añadir el cacao en polvo, la harina y un pellizco de sal. Batir y reservar
4.    En un bol, derretir el chocolate y la mantequilla al baño maría. Una vez derretido, batir hasta conseguir una mezcla homogénea
5.    Juntar la mezcla de chocolate y mantequilla con la masa anterior y batir hasta que quede todo integrado
6.    Distribuir la crema en los moldes, previamente engrasados y hornear entre 9 y 12 minutos, vigilando que no se cuaje el centro
7.    Servir caliente

Más sobre

Leer más