Tú puedes preparar estas leches vegetales, más frescas y saludables

Las leches vegetales son cada vez más populares porque se ha demostrado que son más saludables que la leche de vaca. Sin embargo, puedes conseguir que aún sean más beneficiosas para tu salud si las elaboras tu misma.

Seguro que ya has probado estas leches sin lácteos. Se trata de bebidas vegetales que cumplen el mismo objetivo que la leche, pero que están elaboradas solo con ingredientes vegetales. No solo son aptas para veganos, sino que aportan una gran cantidad de beneficios a nuestra salud, y ahora te proponemos que puedas vigilar todo lo que contienen, siendo tú quien las elabores. 

Verás que el proceso de preparación es muy sencillo en todos los casos que explicamos a continuación. Ya no tienes excusa para no tomar leches vegetales, sanas, elaboradas de forma artesanal y ajustadas exactamente a tus gustos.

Recuerda que estas bebidas duran en la nevera entre tres y cinco días, pero es preferible que las consumas cuanto antes, porque no llevan conservantes y, además, cuanto más tiempo pasen en la nevera, más propiedades podrán perder antes de llegar a ti.

LECHE DE ALMENDRAS

Las almendras son semillas, nutritivas y muy alcalinas. Aportan ácidos grasos esenciales, minerales y proteínas. Disponen de más calcio que la leche convencional, 240 gramos contra los 200 de la leche de vaca. No se fermenta, por lo que es muy digestiva. Y es aconsejable para todo el mundo, incluso niños, madres en lactancia y deportistas.

LECHE DE ALMENDRASVER GALERÍA

Ingredientes:

  • Leche de almendras

  • 12-15 almendras peladas

  • ½ litro de agua


Preparación:

  1. Pela las almendras y añade el agua

  2. Déjalo reposar 12 horas y luego lícualo todo

  3. Fíltralo y añade azúcar a tu gusto


Opcional: puedes añadir semillas de girasol, nueces o almendras para jugar con el sabor y hacerlo más acorde con tus gustos.

Leer: La panela, ¿una alternativa más saludable que el azúcar?

LECHE DE AVENA

La leche de avena potencia el peristalsis intestinal, que son las contracciones y relajaciones de los tubos digestivos que favorecen la digestión. También actúa suavizando las mucosas intestinales, casi como si fuera un gel. Y relaja el sistema nervioso mediante un efecto sedante. 

LECHE DE AVENAVER GALERÍA

También puede aplicarse como una leche corporal y ayudará a recuperar lesiones de la piel, porque ayuda a acabar con las durezas y reduce la inflamación. En los niños, se utiliza también para rebajar el efecto de eczemas y alergias. Pueden darse baños de esta leche, o aplicarla con una esponja.

Ingredientes:

  • ½ litro de agua

  • Media taza de avena arrollada


Preparación:

  1. Mezcla la avena con el agua y ponlo al fuego hasta que hierva.

  2. Entonces baja el fuego al mínimo y déjalo así durante tres minutos.

  3. Déjalo reposar 10 minutos

  4. Licua y fíltralo.


Leer: Tras es el 'pink latte', llega el 'blue latte', el café azul que querrás probar

LECHE DE LINO

Las semillas de esta bebida tienen un sinfín de beneficios, empezando porque son ricas en proteínas (con 18 gramos por cada 100). Tienen el doble de calcio que un vaso de leche (255 mg de la leche de lino, contra los 125 mg de la leche de vaca). Además, tienen mucha fibra (27 gramos) y te aportarán mucho potasio y magnesio.

LECHE DE LINOVER GALERÍA

Ingredientes:

  • 60 gramos de semillas de lino

  • 1 litro de agua

  • 1 cucharadita de vainilla

  • Una pizca de canela en polvo


Preparación:

  1. Muele las semillas (con un molinillo)

  2. Añade agua, vainilla y canela.

  3. Lícualo  y déjalo reposar entre 2 y 3 horas

  4. Filtra el resultado y añade azúcar a tu gusto.


Leer: Lo que debes saber sobre las semillas de lino para sacarles todo el partido

Más sobre

Leer más