Berenjenas con parmesano: apúntante a la cocina sana, pero con sabor

Es un entrante perfecto que se elabora como si fuera una lasaña, intercalando capas de berenjena a la plancha con tomate y queso, que cubrirá la parte superior y le dará un toque crujiente a esta elaboración

La berenjena es una verdura que se puede preparar de muchas formas y todas deliciosas, un producto que tiene su origen en la India.

Los componentes son varias vitaminas, como la K, la C, o las del grupo B, minerales como el hierro, el calcio o el fósforo, además de fibra, ácido fólico y antioxidantes como el ácido clorogénico o flavonoides. Es diurética y con pocas calorías al contener gran cantidad de agua.

Por eso es una de las verduras recomendadas para las dietas bajas en grasas para adelgazar. Pero siempre hay que comerla cocinada porque también contiene un alcaloide tóxico que puede provocar dolor de cabeza o trastornos intestinales. Tiene un sabor un tanto amargo, por lo que se puede cocinar acompañada de otros ingredientes para quitarlo, como el queso, que combina muy bien con esta verdura, dando el toque de gusto al plato.

Ingredientes para la elaboración

  • 3 berenjenas.
  • 400 gramos de tomate frito o salsa de tomate casera.
  • 150 gramos de queso rallado (parmesano o similar).
  • 150 gramos de mozzarella en rodajas.
  • 1 huevo.
  • Una pizca de sal.
  • 1 chorrito de aceite de oliva virgen extra.

recetas-vegetarianas-berenjenas1VER GALERÍA
 

Preparación paso a paso

-Antes de ponerte con la receta, precalienta el horno a 180 grados con el ventilador y calor tanto arriba como abajo.

-Prepara las berenjenas lavándolas muy bien y cortando en rodajas a lo largo de medio centímetro de grosor, pero sin quitarles la piel. Sazona ligeramente y déjalas en un escurridor para que suelten parte del agua durante unos 15 o 20 minutos, que es el tiempo justo de que lo hagan, pero sin que amarguen demasiado. Después sécalas con papel absorbente.

-El siguiente paso es asarlas suavemente por ambos lados en una plancha o sartén con unas gotas de aceite de oliva hasta que se doren un poco. Saca a un plato con papel absorbente también.

-A continuación, coge una fuente apta para horno y cubre el fondo con la salsa de tomate. Posteriormente añade una capa de las rodajas de berenjena y cubre con el queso parmesano. Es el momento de poner una capa del queso mozzarella.

-Haz otra vez las mismas capas de salsa de tomate, berenjenas, queso parmesano y termina con el queso mozzarella.

-Por último, culmina la fuente con una capa de berenjenas de nuevo.

-Ahora tienes que hacer una salsa para gratinarlas. Para ello, pon en un bol el huevo, un chorrito de aceite y lo que te haya quedado del queso parmesano. Bate muy bien para hacer una mezcla uniforme y cubre la fuente con ella.

-El paso siguiente es introducir esta fuente en el horno a 180 grados durante unos 15 o 20 minutos aproximadamente o hasta que veas que la superficie se ha dorado y, por supuesto, que el queso se haya derretido.

-Si no quieres añadir el huevo a la última mezcla, solo cubre con el queso parmesano, pero de este modo no quedaría tan crujiente.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más