Un toque te textura a una receta clásica: Tarta de queso (sin horno) con gelatina

Es una de las múltiples opciones para un postre tradicional y con la que conseguirás sorprender a tus invitados, además es muy ligera e ideal para aquéllos que prefieren evitar un postre demasiado empalagoso

La tarta de queso es una de las recetas más populares que se pueden preparar. Hay múltiples maneras de hacer este postre. Todo depende de los gustos de cada uno o de lo que prefieras en ese momento: tarta de queso fría, al horno, con chocolate, con fresas, de frutas... La combinación de ingredientes que puedes crear es única.

Una de las recetas más sencillas de preparar es ésta que te proponemos. Una con gelatina que es una auténtica delicia. Una tarta que da como resultado un sabor excelente y una textura muy suave y ligera. Ideal para aquellos a los que no les gustan los postres empalagosos.

Al prepararse sin horno, es muy fácil de hacer. El único inconveniente es que tendrás que dejarla un tiempo en la nevera para que se enfríe. De ahí que sea una tarta perfecta si no la necesitas con urgencia.

Ingredientes
 

  • 350 gramos de queso para untar.
  • 3 hojas de gelatina (también se puede usar medio sobre en polvo).
  • 350 gramos de nata para montar.
  • 75 gramos de azúcar.
  • 150 gramos de galletas tipo Digestive o María.
  • 75 gramos de mantequilla derretida.

Para la cobertura
 

  • 200 gramos de mermelada de fresa (es la que mejor combina con el queso).
  • 2 hojas de gelatina.
  • Fresas o frutos rojos para decorar.

tarta de queso sin horno1VER GALERÍA
 

Preparación, paso a paso

-Tritura las galletas para la base de la tarta con un robot de cocina o con un mortero hasta que queden pulverizadas.

-Mezcla las galletas con la mantequilla derretida y pon esta masa en la base del molde desmontable (de 23 centímetros), alisando la superficie con una cuchara para que quede plana.

-Introduce el molde en el frigorífico mientras haces el resto de la receta.

-Pon a remojar las 3 láminas de gelatina en agua fría durante unos 5 minutos para que se ablanden.

-Pon a fuego medio 100 gramos de nata junto con el azúcar y la gelatina escurrida y remueve bien todo.

-Añade el resto de la nata y el queso y mézclalo bien hasta que se integre todo (si quedan grumos es recomendable batir con la batidora de mano).

-Cuando esté listo, añade todo a la base de galletas procurando que la superficie quede lisa.

-Mete todo en la nevera durante unas 3 horas mínimo hasta que se solidifique.

Preparación de la cobertura

-Remoja las 2 hojas de gelatina en agua fría.

-Calienta la mermelada en el microondas y añade la gelatina, mezclando todo hasta que se disuelva.

-Añade la cobertura a la tarta de queso cuando esté solidificada (nunca antes). La cobertura deberá tener un grosor de 1-2 centímetros para que se note el sabor a fruta.

-Introduce otra hora en el frigorífico para que se solidifique la cobertura.

-Diez minutos antes de servir, saca la tarta de queso de la nevera y decora con unas fresas o frutos rojos.

Más sobre

Regístrate para comentar