Espectaculares llegadas en barco o en avión, zapatos traicioneros... Todo lo que no se ve del Festival de Cannes