¡Qué grande está! Itatí Cantoral presume orgullosa a su 'princesa' María Itatí

La actriz y su hija disfrutan de un viaje de chicas en McAllen, Texas, donde las hemos visto muy divertidas en las tiendas de ropa

Si hay algo que disfruta al máximo Itatí Cantoral es pasar tiempo con sus hijos, con quienes tiene una conexión inigualable. Mientras sus gemelos, Eduardo y Roberto, pasan el verano con su papá, Eduardo Santamarina y su familia, la actriz se divierte a lo grande con su “princesa”, su hija María Itatí con quien está pasando unos días en Texas.

maria-itatiVER GALERÍA

Aprovechando las vacaciones de la niña, Itatí organizó un divertido viaje de chicas a McAllen, al que invitó a una de las mejores amigas de su hija y a su mamá. Para crear divertidas memorias al lado de las niñas, la protagonista de Silvia, Frente a ti las llevó a una tienda en la que cumplieron su sueño y se convirtieron en princesas por un día.

Fue justo durante su paso por este local que Itatí grabó un divertido video en el que su hija y su amiga desfilaron con elegantes diseños: “¡Con ustedes, Nuriloya! -da vuelta- desfilando con este precioso vestido y, en segundo lugar, María Itatí Cruz Cantoral”, se le escucha decir a la actriz quien interrumpe su narración con una carcajada, luego de que su hija sufriera un traspié que la llevara al suelo en plena pasarela.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Itatí cantoral (@itatic_oficial) el

En este clip la hija de Itatí luce un estiloso vestido ampón, con hombros descubiertos, con el que lució como toda una señorita. Orgullosa de la niña, Itatí escribió en otra foto: “El día de las princesas”, haciendo referencia al vestido con el que María Itatí, de 10 años de edad, dejó a los seguidores de su mamá con la boca abierta.

MÁS NOTAS RELACIONADAS

maria-itati1VER GALERÍA

Pero María Itatí no disfrutó sola, pues compartió con su amiga Nuria Loya (exparticipante de Pequeños Gigantes) esta entrañable experiencia. De hecho, ha sido la compañía de Nuri, como le dice de cariño, uno de los elementos que ha hecho especial estas vacaciones donde todas las chicas se han dado vuelo en las tiendas. Además de convertirse en princesas por un día, las niñas visitaron un spa en el que, tanto ellas como sus mamás, disfrutaron de un relajante masaje, para después, dejarse consentir en el salón de belleza, de donde las cuatro salieron guapísimas.

Más sobre