La familiar fiesta de cine de Kirk Douglas: así celebra una leyenda de Hollywood su cumpleaños número 100

Su hijo, Michael Douglas, y su nuera, Catherine Zeta-Jones, no faltaron en su homenaje

Cien años no se cumplen todos los días. Un acontecimiento así se debe celebrar por todo lo alto, especialmente si se trata del aniversario de una leyenda del cine como es Kirk Douglas. El actor ha cumplido nada menos que un siglo y ha festejado esta fecha tan especial de la mejor manera: con un gran homenaje en el que se ha rodeado por sus seres queridos. 

"Mi único trabajo consistirá en encontrarme bien y descansado para aparecer allí y ser encantador. Y, por supuesto, dar un pequeño discurso 'improvisado' que habré practicado con mi terapeuta del habla para que la gente me entienda", explicaba recientemente el actor en un artículo para la revista Closer Weekly. Dicho y hecho, Kirk disfrutó siendo la estrella de una fiesta a la que no faltaron su hijo, el también intérprete Michael Douglas, ni su nuera, la actriz Catherine Zeta JonesJunto a él estuvo también su gran apoyo, Anne, de 97 años, su esposa desde 1954, así como sus nietos Carys y Dylan. 

douglas1VER GALERÍA

La celebración de cumpleaños tuvo lugar en un escenario emblemático, el Hotel Beverly Hills, y la fiesta fue de cine. Literalmente, ya que las mesas estaban nombradas con los títulos de sus películas preferidas. Los valientes andan solos era la mesa de Kirk, ya que, según explicaron a la revista People fuentes cercanas al actor, esa es su favorita entre todas.

douglas5VER GALERÍA

Tal y como informa este medio, su hijo Michael le dedicó un emotivo discurso en el que aseguró que a su padre le debe "mucho de mi carrera y de mi éxito". "Siempre está preguntando qué tipo de padre fue. Papá, eres un padre  increíble, totalmente increíble", añadió. También tuvo palabras para Anne, la mujer de Kirk, explicando que "nunca fue la malvada madrastra. Mi padre no estaría sentado aquí de no ser por ella". 

douglas6VER GALERÍA

douglas3VER GALERÍA

Entre los casi 150 invitados se encontraban rostros tan conocidos como el del cineasta Steven Spielberg, que también dedicó algunas palabras a su amigo. En la decoración, no faltaron los arreglos florales, destacando un enorme número 100 de color rosa, así como una curiosa tarta dorada con el busto del actor. 

Como anecdótico colofón, antes de dar por terminada la fiesta Kirk pudo saborear una copa de vodka con el permiso de su cardiólogo, que le prometió este "regalo" cuando, años atrás, le prohibió beber alcohol. 

Más sobre

Regístrate para comentar