Meadow, la hija de Paul Walker, recibe 10.1 millones de dólares por la muerte del actor

Meadow, la hija de Paul Walker, recibe 10.1 millones de dólares por la muerte del actor

La familia de Roger Rodas, el conductor del vehículo, indemnizará a Meadow Walker reconociendo así que tuvo parte de responsabilidad en el accidente

El 30 de noviembre de 2013 quedará guardado para siempre en la memoria de Meadow Walker, ese día, su padre Paul Walker perdía la vida en un terrible accidente automovilístico cuando iba de copiloto en un Porsche Carrera GT 2005. Aunque el dinero no quitará el dolor que siente la familia del reconocido actor, recientemente, se ha dado a conocer que su hija recibirá 10.1 millones de dólares por parte de la familia de Roger Dogas, quien conducía el vehículo al momento de la tragedia.


Paul Walker falleció el 30 de noviembre de 2013 tras haber sufrido un trágico accidente automovilístico. Foto: Getti Images.

Según explicó a la revista People el abogado de la joven de 17 años de edad: “Dicha cantidad sólo cubre una parte del dinero que Paul Walker habría obtenido si su vida no hubiera sido interrumpida trágicamente”. Esta indemnización se hace pública unos días después de que la justicia considerara que Porsche no había tenido responsabilidad alguna en el accidente que acabó con la vida del protagonista de Fast & Furious y su amigo. Desestimando la demanda contra la compañía presentada por la viuda de Roger Rodas tiempo atrás, donde aseguraba que había defectos de fabricación y seguridad en el automóvil, Porsche queda, por ahora, exenta de responsabilidades.

Una foto publicada por Meadow Walker (@meadowwalker) el

Recordemos que en septiembre pasado, Meadow también demandó a la firma de automóviles con acusaciones similares a las de la señora Dogas alegando que el Carrera GT 2005 en el que viajaba Paul Walker cuando murió tenía defectos de diseño que contribuyeron a su muerte. Según lo expuesto por los abogados de la hija del reconocido actor, Porsche estaba al tanto de la “inestabilidad” de ese modelo: los defectos de diseño y de medidas de seguridad que presentaba. “El cuerpo de Paul Walker fue impulsado hacia atrás con tanta fuerza que rompió sus costillas y su pelvis, manteniéndole atrapado en el asiento del copiloto, donde permaneció vivo hasta que el vehículo explotó un minuto y veinte segundos más tarde”, aseguró la joven.

Aunque esta demanda aún no ha sido resuelta, la compañía se pronunció hace dos meses diciendo: "Paul Walker fue el responsable de su propia muerte... Él asumió el peligro y los riesgos que entrañaba conducir ese vehículo”.

Más sobre

Regístrate para comentar