Al final se ha hecho justicia para las víctimas del hacker de las celebrities. El estadounidense Ryan Collins se ha declarado culpable y ha reconocido que hackeó de forma masiva las cuentas de 100 personas, incluyendo la de las actrices Jennifer Lawrence, Ariana Grande, Kirsten Dunst, la cantante Rihanna y la modelo Kate Upton, entre otras. La fiscalía de Pensilvania le acusa de este delito y podría ser condenado hasta a cinco años de prisión y a una multa de 220.000 euros.

Jennifer LawrenceVER GALERÍA

Collins, de 36 años, ha reconocido que entre noviembre del 2012 y septiembre de 2014, usando un método de 'phishing', obtuvo de las propias víctimas información con la que pudo acceder a 50 cuentas del sistema de nube de Apple iCloud y 52 de Gmail, el servidor de correo de Google. Las jóvenes estrellas tenían fotos sugerentes en sus cuentas y éstas fueron robadas y distribuidas por Internet. De lo que no está acusado Collins es de publicar en la red las fotos y vídeos personales que consiguió y que empezaron a circular por internet hace año y medio en el escándalo conocido como 'Celebgate'. De momento no se ha identificado al responsable de la distribución de imágenes.

Ariana GrandeVER GALERÍA

Una de las grandes afectadas por este pirata informático fue Jennifer Lawrence de quien difundieron fotos de ella desnuda y en actitud provocativa al lograr acceder a la cuenta iCloud de su teléfono móvil. Las fotografías se filtraron en Internet y redes sociales vulnerando así el de derecho a la intimidad y a la privacidad de la actriz y rapidamente sus abogados activaron una investigación para descubrir quien las había filtrado.

Se trata de un caso similar al que le ocurrió a Scarlett Johansson, cuando un pirata informático publicó fotos de ella desnuda. Al ser descubierto y puesto en manos de la justicia, el hacker fue condenado a diez años de prisión.

Más sobre

Regístrate para comentar