Harrison Ford confiesa entre lágrimas la enfermedad de su hija

Hasta ahora, el actor de 'Star Wars' nunca había hablado de la batalla que está librando su hija, Georgina Ford, de 25 años

A lo largo de su carrera, Harrison Ford ha sido un héroe para muchas personas, sin embargo, él también tiene el suyo. El protagonista de La guerra de las galaxias acaba de hacer público algo que hasta ahora todos desconocíamos. Ha sido durante la celebración de la gala de FACES (Find A Cure for Epilepsy and Seizures, en español Encontrar una Cura para la Epilepsia y las Convulsiones), en la que el actor, de 73 años, subió al escenario para confesar la batalla que está librando su hija, Georgia, de 25 años, que sufre este trastorno neurológico.

Harrison Ford y su hija GeorginaVER GALERÍA

"Cuando un ser querido sufre esta enfermedad puede ser devastador", dijo Ford al New York Daily News, y añadió: "Sabes cómo afecta a sus vidas, su futuro, sus oportunidades... y quieres desesperadamente encontrar una solución, una manera de que puedan tener una vida cómoda". "De ella admiro muchas cosas, su perseverancia, su talento, su fuerza... Es mi heroína. La adoro", declaró el actor entre lágrimas bajo la atenta mirada de su hija, que le acompañó en esta velada tan especial.

Harrison FordVER GALERÍA

Georgia FordVER GALERÍA

Durante la gala, Harrison, que tiene otros cuatro hijos, dijo que Georgia había tenido su primer ataque cuando era niña durante una fiesta de pijamas y que le recetaron medicamentos para migrañas agudas (...) Unos años más tarde, tuvo otro más grave, ésta vez en una playa de Malibú, donde afortunadamente la encontró un director de Hollywood". "Me dije a mí mismo, estamos en Los Ángeles y tenemos algunos de los mejores médicos del mundo, así que ellos deberían saber qué es lo que le pasa. Pero nunca le diagnosticaron epilepsia".

Harrison Ford, su hija Georgina y Calista FlockhartVER GALERÍA

Finalmente, cuando a Georgia le dio otro ataque mientras estaba estudiando en Londres, fueron a la consulta del Dr. Orinn Devinsky, que finalmente dio con ello. "Es un querido amigo mío. Le recetó los medicamentos y la terapia adecuada y no ha vuelto a tener una convulsión en ocho años", dijo conteniendo la emoción.​

Más sobre

Regístrate para comentar