Dylan, el novio de Haley en ‘Modern Family’, adicto a la cirugía estética: ‘Pensaba que así me parecería a Brad Pitt’

El actor Reid Ewing ha confesado que padece trastorno dismórfico corporal, es decir, una obsesión compulsiva por algún defecto físico ya sea real o imaginario

El actor Reid Ewing, conocido por su papel de Dylan en Modern Family, padece trastorno dismórfico corporal, es decir, sufre una obsesión compulsiva y desproporcionada por algún defecto físico ya sea real o imaginario. Este trastorno le ha llevado a convertirse en un adicto a la cirugía estética, según ha explicado en una carta publicada por el Huffington Post. “En 2008, cuando tenía 19 años, me sometí a mi primera operación. Pensaba que así pronto me parecería a Brad Pitt”, ha comentado Ewing, el novio guaperas de Haley (Sarah Hyland) en la ficción.

Reid Ewing, actor de 'Modern Family' confiesa su adicción a la cirugía estéticaVER GALERÍA

Su primer retoque fue un implante de mejillas. "Me desperté gritando de dolor, me caían las lágrimas por la cara. No podía hacer otra cosa que gritar mientras el doctor y su equipo trataban de contenerme entre risas", recuerda. Tras una larga recuperación -tuvo que llevar una máscara facial durante dos semanas- el resultado no fue el esperado. "Mi cara parecía la de un cadáver", ha dicho, ya que los implantes de mejillas resultaron ser de pómulos.

Desesperado, volvió a visitar al cirujano pero éste se negó a operarle y le dijo que con el tiempo se iría acostumbrado al cambio. "No podía dejar que nadie me viera así y me aislé por completo. Cuando salía a la calle la gente me miraba y hasta mis padres cuando me vieron pensaban que estaba enfermo", ha asegurado. Buscó entonces la opinión de un segundo cirujano, "uno menos cualificado que el primero", que le sugirió un implante de mentón. "Pasaron unos días cuando me di cuenta de que podía mover el implante de un lado al otro de la cara. El cirujano reconoció que había cometido un error y me operó de nuevo", ha señalado.

Las operaciones continuaron hasta que en 2012 se puso en manos de cirujanos más cualificados y comenzó a tratar su trastorno dismórfico corporal. El actor ha reconocido que malgastó todos sus ahorros en operaciones y que tuvo que recurrir a la ayuda económica de sus padres. "Antes de cambiar tu cara, fíjate si lo que debe transformarse es tu mente", ha aconsejado. "Me gustaría volver atrás y deshacer todas las cirugías. Ahora soy consciente de que estaba bien y no necesitaba operarme", ha concluido.

Más sobre

Regístrate para comentar