El 'regalo' que George y Amal Clooney no esperaban por su aniversario de boda

Este fin de semana era una fecha especial para los dos, pero ha coincidido con algo que seguramente no esperaban. Hace un año que George y Amal Clooney se dieron el "sí quiero" en una romántica ceremonia en Venecia, una fiesta que duró cuatro días y convirtió a la ciudad de los canales en una auténtica alfombra roja de Hollywood y cuyas imágenes se pudieron ver en una gran exclusiva mundial en ¡HOLA! Desde entonces, la pareja ha cumplido con sus respectivos compromisos profesionales y ha llevado su amor de la mano por medio mundo, hasta que el momento de volver a brindar y recordar aquellos días llegó.

george-amal-clooney1VER GALERÍA

Se ha podido ver a George y Amal cenando en un restaurante de Studio City con un amigo, una manera de celebrar esta fecha que seguro tantos buenos recuerdos les trae. Sin embargo, aunque algo se habrán regalado el uno al otro para señalar este momento, les ha llegado un presente que probablemente no se esperaban y que tal vez les haya inquietado un poco.

Y es que en la casa que tienen en el pueblo de Sonning, en el condado de Berkshire en Inglaterra, en la que están haciendo reformas para convertirla en el hogar de sus sueños, no son todo buenas noticias. Los vecinos de la zona, tal y como informa el Daily Mail, han comenzado a quejarse de que el continuo ir y venir de camiones por las carreteras de la zona están causando el caos. Las reformas se pusieron en marcha hace unos meses y son una fuente de malestar en la tranquila zona, tal y como cuentan algunos de los que viven allí.

George y Amal Clooney, así ha sido su primer año de casados

George y Amal Clooney preparan juntos la casa de sus sueños: así será su 'nido de amor'

Algunos de los planes de Clooney para mejorar la seguridad de su mansión están provocando incluso el desacuerdo de las autoridades -es el caso de las cámaras de vigilancia, por ejemplo-, un malestar que se ha hecho público y ha obligado a hacer algunos cambios en sus ideas iniciales (modificando la posición de estas).

La pareja adquirió esta casa poco después de su gran boda, una propiedad valorada en 10 millones de libras (unos 13 millones de euros) que tiene la consideración de “monumento clasificado”, denominación que se emplea en el Reino Unido para referirse a las construcciones de especial interés arquitectónico. Cuenta con nueve dormitorios, gimnasio, spa, biblioteca e impresionantes jardines en los que se está construyendo una piscina, con una casita junto a ella y una gran terraza. Pondrán además un cine privado donde las películas de George brillarán con luz propia, si consiguen finalizar los trabajos de reforma sin más incidentes.

Más sobre

Regístrate para comentar