Antonio Banderas, a punto de 'acabar una etapa' de su vida

El actor recibirá la próxima semana el Goya de Honor, y ha hecho un balance de su trayectoria recordando a Melane Griffith y asegurando que el reconocimiento cierra una etapa

El año pasado no fue el más fácil para Antonio Banderas, al menos a nivel personal. Tras casi veinte años de matrimonio, el actor ponía punto y final a su relación con Melanie Griffith. Pasados más de seis meses, el malagueño no sólo ha vuelto a recuperar la ilusión en el amor junto a Nicole Kimpel, sino que se encuentra en uno de sus mejores momentos profesionales. A punto de recibir el Goya de Honor que concede la Academia del Cine de España, el actor considera que este reconocimiento cerrará una etapa en su vida, y ha hecho una reflexión sobre su trayectoria en la que Melanie destaca como una persona "fundamental".

"Yo no recuerdo mi vida en términos de rodajes o de localizaciones geográficas, alfombras rojas o claquetas, sino en términos de caras, de mucha gente, compañeros en su mayoría, incluido algunos que ya se han marchado", explicaba en una entrevista con EFE. En ese sentido, destaca como "fundamentales" en su vida a Pedro Almodóvar - "no solo han sido siete películas con él, sino lo personal, lo que corrimos en los ochenta, las cosas que nos pasaron, que vimos y que aprendimos"-, a Lluis Pascual, el primero que le dio una oportunidad en el Centro Dramático Nacional, y a, por supuesto, a Melanie Griffith. "Es de esas personas que se ha cruzado en mi vida en el ámbito personal pero también en el profesional, porque la admiré muchísimo antes de quererla", asegura.

antonio-VER GALERÍA

El malagueño recibirá de manos de Pedro Almodóvar el sábado próximo su primer Goya, el que se otorga por toda una vida dedicada al cine, después de cuatro nominaciones en las que compitió como mejor actor y otra más como productor de Justin y la espada del valor. Un reconocimiento que Banderas recibe con "agradecimiento, responsabilidad y estímulo" porque, dice, es un premio "para el futuro". "Tengo la impresión de que lo que me queda por hacer es lo que va a ser realmente recordado, lo definitivo", afirma.

Antonio Banderas acudió ayer en Nueva York al estreno de las nuevas aventuras de Bob Esponja, una película dirigida al público infantil que mezcla animación e imágenes reales y en la que da vida al pirata Burger-Beard, y mostró la importancia que tiene para él el inminente reconocimiento, declarando que "el día 7, en la ceremonia de los Goya cuando reciba ese premio, se acaba una etapa de mi vida y quiero pensar y ver qué es lo que voy a hacer". Al actor le "asusta un poco" este gran momento, aunque también se muestra emocionado. "La gente está esperando mucho de lo que yo pueda decir o no decir en la gala, pero tengo un tiempo muy pequeño. Es una retransmisión también televisiva y no me puedo permitir lanzarles una homilía a la Academia de Cine española", bromeó.

Cierre o no una etapa, Antonio tiene claro que aún le queda mucho por dar de sí mismo. "El motor que me hizo ser actor sigue absolutamente vivo y engrasado. Tengo muchas ideas, cada vez me apetece más crear, sobre todo, escribir: contar cosas que me suscitan interés y me provocan reflexiones que quiero compartir. Tengo en marcha tres guiones diferentes sobre cosas importantes para mí", desvela, para añadir que se trata de cosas que pasan por "la relación con las personas".

Más sobre

Regístrate para comentar