María Valverde, aprendiendo a hablar azerbaiyaní en el lejano Oriente

Después de conquistar Latinoamérica y poner un pie en Hollywood, la actriz madrileña afronta un nuevo reto entre Turquía y Azerbaiyán

Nada se le resiste a una de las actrices españolas con mayor proyección internacional: María Valverde. Si en el 2014 hizo frente con éxito a un superproducción hollywoodiense, el comienzo del año le trae nuevos retos como defenderse en un idioma poco habitual o llegar hasta la otra parte del mundo para convertirse en una princesa.

#caradesueño

Una foto pubblicata da Maria Valverde (@soylavalverde) in data:

A comienzos de esta semana la actriz dejaba su refugio en Londres -lugar en el que según confesó a hola.com se siente como en casa- para poner rumbo al lejano Oriente. Y es que durante las próximas semanas Turquía y Azerbaiyán se van a convertir en su nuevo hogar, ya que allí está a punto de comenzar el rodaje de su nuevo proyecto Ali y Nino.

La madrileña ha sido elegida para dar vida a un personajes salido de las grandes obras de la literatura azerí. Una aventura épica que narra un amor sin límites, y es que Ali y Nino son los Romeo y Julieta de esa latitud. Motivo por el cual -además de volar hasta allí- ha comenzado a hacer una toma de contacto con el país y qué mejor forma de hacerlo, que -tras vencer el jet-lag- aprendiendo algunas palabras en azerí (lengua hablada en Azerbaiyán) mientras degusta los típicos tés del país.

Lesson number 1 #salam

Una foto publicada por Maria Valverde (@soylavalverde) el

María Valverde afrontará así un papel muy codiciado a través del cual llevará al espectador al Bakú -capital de Azerbaiyan- de principios del siglo XX. Momento en el que era una ciudad cosmopolita que mantiene un complejo equilibrio entre Oriente y Occidente. En un país que hace frontera con Rusia,Georgia, Armenia, Turquía, Irán y el mar Caspio, la actriz se meterá en la piel de Nino -una bella princesa, hija de un cristiano ortodoxo de Georgia-, que se enamora de Alí, un aristócrata musulmán al que interpreta el guapo actor israelí, Adma Bakri.

De esta forma la actriz española aún extiende más “sus dominios” y demuestra que hay pocas cosas que se le resistan. Si en el último año ha triunfado en Latinoamericano -gracias a la películas como El Libertador, con la que casi llega a los Óscar, o La carga- y ha puesto su nombre en el firmamento de Hollywood con su papel de Séfora en la superproducción Exodus: Dioses y Reyes, ahora parece convencida a abrirse un hueco en Oriente Medio, gracias a la oportunidad que le ha brindado el director británico de ascendencia india, Asif Kapadia.

En la última entrevista que la actriz concedió a hola.com ya nos advirtió que “lo mejor está por venir”, algo que Maria Valverde -positiva y un apetito insaciable por aprender- no ha tardado en convertir en realidad. ¡A la conquista de Oriente!

Más sobre

Regístrate para comentar