Julia Roberts, una ‘pretty woman’ en Manhattan

La actriz rueda en Nueva York 'Duplicity', un filme en el que vuelve a coincidir con Clive Owen, su compañero en 'Closer'

Nos conquistó con su papel de cenicienta moderna en Pretty Woman. Han transcurrido dieciocho años de aquella película que la convirtió en la "novia de América", pero nadie olvida la secuencia en la que Julia Roberts entra en una exclusiva tienda de Rodeo Drive, con un fajo de billetes en la mano, o su primera vez en la ópera junto a Richard Gere. Lo cierto es que pese a haber hecho muchas películas a partir de entonces, como Erin Brokovich con la que consiguió un Oscar, ella fue, es y será siempre pretty woman.

Julia Roberts acudió al set de rodaje de su nueva película Duplicity en Nueva York. La actriz estaba radiante, por algo la llaman la novia de América. Vestida con un traje gris, un abrigo negro y unas gafas oscuras, paseo su belleza por las calles de Manhattan, dispuesta a conquistar el corazón de sus compatriotas. En el filme Roberts vuelve a trabajar junto a Clive Owen, al que comparan con Humphrey Bogart y con quien ya rodó Closer, así como acon actores como Billy Bob Thornton y Tom Wilkinson. A las órdenes de Tony Gilroy, Owen y Roberts son dos amantes que resultan ser espías de corporaciones rivales una sobre dos espías rivales. Juntos mantendrán el romance en secreto y se reunirán para dar juntos la última gran estafa.

Cada día, tras la grabación, Julia Roberts regresa a casa a su papel de feliz esposa de Danny Moder y madre de tres hijos, Henry, de nueve meses, y sus mellizos Phinnaeus Walter y Hazel Patrizia, de tres años. Después de estar tres años alejada de los escenarios, admite que le gusta la vida hogareña pero confiesa que es más difícil de lo que pensaba: "Me encanta ser ama de casa pero he de reconocer que es muy duro, más duro que rodar una película".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más