Cóctel de buen cine, y amores confirmados, en la Mostra de Venecia

El pistoletazo de salida de la 63 edición de la Mostra de Venecia fue todo un derroche de estrellas y glamour circulando por la alfombra roja. Catherine Deneuve, como presidenta del jurado, podía dar la pauta de elegancia que se exigía este año. En los últimos días de agosto pasearon por el Lido y aledaños Scarlett Johansson, Juliette Binoche y Sandra Bullock. Luego, pareció que la calma llegaba a Venecia, a pesar de las veintiuna películas que competían por el León de Oro. Pero era sólo un espejismo. La magia de Venecia no cesa. De todo ha habido en estos días que marcan la recta final del festival más antiguo de Europa. Un cóctel de buen cine, merecidos homenajes e incluso amores que caminan hacia el altar.

David Lynch, enigmático y grande
El León de Oro extraordinario, como premio a toda una carrera, se lo llevó uno de los directores más enigmáticos de Hollywood, el inclasificable David Lynch. Títulos como Terciopelo azul, Corazón salvaje o Mulholland Drive le hicieron director de culto. Tanto que, hoy por hoy, en el Festival de Venecia, y con un nuevo filme recién estrenado, Inland Empire ha sido galardonado con el León de Oro. Y le entregó el premio nada menos que una de sus actrices fetiches, Laura Dern. También estuvo allí Jeremy Irons, que no hace mucho demostró, junto a Al Pacino en El mercader de Venecia, que su vena shakesperiana no se ha diluido con los años de Hollywood.

Emilio Estévez, éxito profesional... y en el amor
El hijo mayor de Martin Sheen está viviendo uno de los momentos más dulces de su carrera personal y profesional. En cuanto al Séptimo Arte, Emilio Estévez presentó su nuevo filme, como director y actor: Bobby (Work in progress), dedicado al asesinato de Robert F. Kennedy, en 1968. La película cuenta con un importante elenco de estrellas, que viajaron hasta Venecia, para estar junto al alma máter del proyecto. Ahí estaba Christian Slater y Lindsay Lohan, entre otros, para darle ánimos a su director y compañero. Pero también estaba Sonia Magdevski, su novia y compañera desde hace dos años, con quien confirmó su relación, aunque no quiso especificar fecha de boda.

... Y aún hay más
Hasta el próximo nueve de septiembre, Venecia seguirá desplegando su magia. Y todo es posible, como ha sido posible ver a Sting y a su esposa convertidos, por vez primera, en productores cinematográficos. Una vez más, el patriarca de los Festivales de Cine europeos ha demostrado un especial interés por el cine asiático. El cine no entiende de fronteras y la alfombra roja lo es tanto, y tan intensa, en cualquier punto del planeta. Es lo que tiene el celuloide. Vence y convence.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más