Tom Cruise, parada en Japón antes de llevar a sus hijos a la boda de Nicole

Es el rey Midas, el actor más poderoso de Hollywood (otro año más encabeza por enésima vez el listado anual de Forbes) está desatando pasiones en Japón durante la promoción de Misión Imposible III. De que a Tom Cruise le adoran en el país del sol naciente, no hay duda, y él responde a las muestras de cariño entregándose en cuerpo y alma a sus admiradores: masivas firmas de autógrafos, fotos con ellos, llegada espectacular en lancha… hasta un Shinkansen (tren de alta velocidad) ha alquilado el actor para viajar de Tokio a Osaka acompañado por 150 fans. Será un viaje de dos horas y media de duración durante el que Tom conversará y se fotografiará con cada uno de ellos.

Tom, que es un entusiasta de la cultura nipona, ya estuvo en el país rodando algunas secuencias de El último samurai y comentó durante la rueda de prensa que le gustaría rodar en Tokio parte de la nueva entrega de Misión Imposible "si pudiera disponer del centro de la ciudad durante una semana. Sólo por la noche". Según apuntan algunos rotativos, tras su estancia en Japón el actor continuará camino hasta Australia para acompañar a sus hijos, Isabella, de 13 años, y Connor, de 11, a la boda de su madre, Nicole Kidman, que se casa el próximo domingo con Keith Urban.

Y si la rumorología hollywoodiense tiene razón, el mismo Tom, que se ha tenido que separar en esta ocasión de su hija de dos meses, Suri, y de su prometida, Katie Holmes, contraerá matrimonio en breve, muy posiblemente el próximo mes.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más