George Clooney fue el rey de las bromas en el almuerzo de los nominados a los Oscar

Los nominados a los Oscar asistieron al tradicional almuerzo con el que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood obsequia cada año, desde hace 25, a los candidatos en el hotel Beverly Hilton de Los Ángeles.

Un suculento menú
El objetivo principal de este encuentro de carácter amistoso que ya se ha convertido casi en un ritual es, además de realizar la foto oficial de familia, que los protagonistas de la mágica noche del cine, sometidos estos días a una gran presión mediática, se diviertan, hablen con sus ‘competidores’ y coman en un ambiente relajado y distendido. "Hoy aquí no hay ganadores, no hay perdedores, sólo miembros de un club realmente especial" señaló el presidente de la Academia, Sid Ganis, ante los 116 comensales agasajados con un menú que consistió en ensalada de queso de cabra y pimienta, pato pequinés "Kyoto beef roll" y un delicioso postre coronado con un carrete de película de chocolate.

"Acabo de ver a George Clooney afuera y pensé: qué simpático"; dijo Keira Knightley, de veinte años, nominada a mejor actriz por su papel de Elizabeth Bennet en Orgullo y Prejuicio. Mientras el soltero de oro de Hollywood, recién llegado de Berlín donde presentó Syriana (opta al Oscar al mejor actor de reparto por este filme, y a mejor director y mejor guión por Buenas noches, buena suerte) se prodigaba en sonrisas y en contar como pasó de actor de televisión a estrella de cine, Heath Ledger, candidato a mejor actor por Brokeback Mountain no paró de besar y abrazar a su compañera en la vida real y en la misma película, Michelle Williams, también candidata. Monster, quien llegó acompañada de su inseparable madre, Gerda, Joaquín Phoenix y Reese Witherspoon, la pareja de éxito de En la cuerda floja, Philip Seymour Hoffman, que se lo está llevando todo con su interpretación de Truman Capote en la película homónima sobre la vida del controvertido escritor, o el veterano Steven Spielberg.

Las bromas de George Clooney
El particular carisma de Clooney le convirtió en el rey de la reunión. El actor fue el que más bromeó con su carrera cinematográfica y con la actualidad política en Estados Unidos, eligió para arrancar las sonrisas de todos los presentes las desventuras del vicepresidente Dick Cheney cuando va de cacería a propósito del disparo accidental que le dio a un abogado de Texas cuando intentaba pegarle un tiro a una codorniz.

Frente al glamour, el boato, el esmoquin y los vestidos de alta costura que se verán el próximo 5 de marzo en el Kodak Theatre, las estrellas se decantaron por la sencillez con vestidos y trajes informales. El productor de la gala, cuyo presentador será por primera vez el humorista Jon Stewart, pidió a los presentes que para que la ceremonia fuese animada (la ven unos mil millones de personas) hicieran sus discursos de agradecimientos interesantes. "No sois las personas más aburridas del mundo, estáis entre las personas mejor dotadas y con más talento del planeta y tenéis la habilidad, y la obligación de hacer de vuestro momento ante el micrófono memorable, tanto para vosotros como para nosotros".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más