Marlon Brando: Un actor de éxito cuya vida estuvo marcada por la tragedia

Sin embargo Dodie era para su familia todo calor, amor y dignidad. Brando padre, patriarca dominante, interrumpía todos esos impulsos cuando llegaba con paso decidido y reprendía a su mujer. Y cuando no la tomaba con ella, lo hacía con sus hijos, en particular con su hijo. Este último, al que llamaban entonces "Bud", presentó pronto síntomas de dislexia y problemas de comportamiento que iban desde la simple broma de colegial hasta unos "golpes" que le costaron con diez años varias expulsiones del colegio. Expulsado definitivamente, su padre le había obligado a integrare en el mismo sitio al que él mismo había ido, la Academia Militar de Shattuck, para que adquiriese "alguna estatura y disciplina". La elección no pudo ser pero. Bud pasó allí dos años en los que, a parte de sus éxitos en las actividades teatrales, suspendió casi todas las asignaturas y acumuló castigos. Desahogaba su rabia en peleas y barrabasadas. Fue expulsado doce días antes del fin de su último trimestre sin que se conozca la razón exacta.

Rodó ‘Un tranvía llamado deseo’ cando tenía 23 años
En otoño de 1943 Bud se fue a Nueva York a proseguir su carrera de actor, su única perspectiva de futuro. Dodie le siguió enseguida, dejando a su marido para ocuparse de su hijo, que pronto, con 23 años, conocería la gloria con su personaje de Stanley Kovalski en Un tranvía llamado deseo. Había creado un estilo nuevo y revolucionario. Pero él, a pesar de los elogios del público y la crítica, o mostraba más que desprecio por sí mismo y por su arte.

El matrimonio no le ayudó tampoco. Ni la paternidad tampoco, con el nacimiento el 1 de mayo de 1958 de su hijo Christian Devi, que tuvo con Anna Kashfi. Marlon tenía sus aventuras y la pareja se deshacía. Christian se convirtió en un peón en la batalla de dos años que enfrentó a sus padres para conseguir su custodia. Al final fue el actor quien se hizo cargo de él. Christian conoció el fracaso en el colegio al igual que su padre. A los dieciséis años abandonó los estudios.

Consternado, Marlon Brando le envía a ver a su propio psiquiatra. Muy pronto Christian se convenció de que sus confidencias le eran dadas a conocer a su padre: la terapia ya no dará resultado. Entonces Marlon redobla la autoridad y se hace partidario de la terapia ocupacional. Christian tenía que segar el césped, llevar a cabo las tareas domésticas, lavar coches. Su padre llega a equipar el dormitorio del joven con un sistema para vigilarle a él y a sus amigos.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más