Tras alzarse en 2001 con el Globo de Oro como mejor actriz de comedia por "Persiguiendo a Betty", muchos daban por sentado que Renée Zellweger conseguiría una nominación para los Oscar ese mismo año. No fue así, pero nadie duda a estas alturas de su talento interpretativo, que no vaciló en edulcorar con algunos kilos de más -diez son los que tuvo que engordar- y un aprendido acento inglés para "El diario de Bridget Jones", película que supuso su absoluto lanzamiento al estrellato y que, esta vez sí, le valió su primera nominación a los premios de Hollywood. Renée demostró que es una de las actrices más versátiles de la gran pantalla.

Tal apreciación quedó ratificada con su estupenda interpretación en "Chicago", donde cantó y bailó en la piel de Roxie Hart sorprendiendo a crítica y público, y gracias a la cual volvió a ser candidata al Oscar. Pero dicen que a la tercera ve la vencida y, aunque hasta el momento se le ha resistido la dorada estatuilla, este podría ser su gran año. Gracias a su papel en "Cold Mountain"recibió su tercera nominación consecutiva y después de hacerse con el Globo de Oro, el tercero de su carrera, como mejor actriz de reparto, y más recientemente con el Bafta británico, logró la preciada estatuilla el pasado 29 de febrero. A la tercera va la vencida.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más