Muere a los 82 años el prestigioso actor británico Peter Ustinov

El cine llora la muerte de uno de sus grandes protagonistas. El actor Peter Ustinov, tan destacado en su carrera artística como en sus labores humanitarias, falleció anoche en Suiza (país donde residía) a los 82 años.

Polifacético y comprometido
De origen ruso -hijo del escritor y periodista Iona Ustinov y de la pintora y diseñadora Nadia Benois, que huyeron de Rusia tras el triunfo de la Revolución- nació en Londres el 16 de abril de 1921, y estaba considerado uno de los intérpretes de mayor reputación del séptimo arte. Ganador de dos Oscar al mejor actor de reparto en 1961 y 1965 por sus interpretaciones en Espartaco y en Topkapi, además de un apasionado del cine, donde ejerció también labores de director y guionista, lo era también de la literatura, la pintura, la música, el automovilismo y el compromiso social con los más necesitados. Sir de la Corona Británica desde 1990, fue durante más de 30 años embajador de Buena Voluntad del Fondo de Naciones para la Infancia (UNICEF).

Tras diplomarse en la Westminter School, se matriculó en London Theatre Studio y antes de finalizar sus estudios de arte dramático ya actuaba en salas imitando a personajes conocidos. Su debut teatral fue en el teatro Ambassador de la capital inglesa cuando tan sólo tenía 19 años con una obra escrita por él mismo.

Sus años dorados
Tras su regreso de la II Guerra Mundial -en 1942 se incorporó a filas en el Ejército del Reino Unido, donde coincidió el oficial David Niven, quien también se convertiría en un conocidísimo actor- comenzó a trabajar en obras de teatro como Crimen y Castigo o Frenesí, obteniendo su primer gran éxito a nivel internacional sobre las tablas en 1950 con El amor de los cuatro coroneles. Algunos años antes ya se había iniciado también en el cine, como guionista y director por encargo oficial en Escuela de Secretos (1945). El primer gran éxito cinematográfico como actor le llegaría en 1951 en el papel de Nerón en la película Quo vadis? al lado de Robert Taylor y Debora Kerr. Luego vendrían filmes tan coocidos como La caja mágica, Sinuhe el egipcio. No somos ángeles, Espartaco, Tres vidas errantes, Topkapi, Mi amigo el fantasma, Robin Hood, Muerte en el Nilo o El ladrón de Bagdad.

Dirigió varias películas en la que también trabajo, como Billy Bud o La conquista de un imperio, siguió siempre trabajando en el teatro a pesar de sus éxitos cinematográficos y muchas de las obras en las que participó fueron llevadas a la gran pantalla, y participó asimismo en numerosas producciones televisivas.

Ustinov era también un prestigioso escritor. Suyos son numerosos guiones de espacios televisivos ingleses y estadounidenses, además de ensayos y artículos de carácter sociológico, narraciones breves, novelas (como Los perdedores o El viejo y Mr.Smith) y de dos obras autobiográficas, Mi querido yo y Mi Rusia.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más