Un cine joven y lleno de frescura se ha impuesto en la edición número 54 del festival de Berlín, frente a nombres consagrados que participaban en el mismo, directores del prestigio de Patrice Leconte, Ken Loach, Eric Rohmer, o el español Gutiérrez Aragón, se quedaron sin premio. En el lado opuesto, el cine latinoamericano, obtuvo cuatro galardones.

El Oso de Oro a la mejor película fue para la alemana Gegen Die Wand (Contra la pared), del turco-alemán Faith Akin, historia que refleja la problemática de una segunda generación de inmigrantes que desconocen su país.

El largometraje argentino El brazo partido se alzó con el Oso de Plata y Gran Premio del Jurado por su visión irónica de Buenos Aires, así como el Oso de Plata a la mejor interpretación masculina, para el actor uruguayo Daniel Hendler. La otra película, de habla hispana, que triunfó en esta edición fue la colombiana María, llena eres de gracia, con la peculiaridad de haber sido dirigida por el estadounidense Joshua Marston. La cinta logró el premio Alfred Bauber, primer director del festival, y que premia los nuevos enfoques en el mundo del cine. También obtuvo esta pieza, que refleja el oscuro mundo de las mujeres utilizadas como correos de la droga, el Oso de Plata a la mejor actriz para Catalina Sandino y su naturalidad ante las cámaras, premio que compartió junto a Charlize Theron y su camaleónica transformación en Monster.

La película sueca Daybreak obtuvo el Oso de Plata a todo el reparto y el Ángel Azul a la mejor obra europea, único premio remunerado, con 25.000 euros.

Ninguno de estos galardones fue mal acogido por la crítica. El único que creó discrepancias fue el Oso de Plata al mejor director que fue a parar al surcoreano Kim Ki-Duk por su dura Samaria, drama sobre el intento por parte de un padre de redimir a su hija prostituta.
En esta ocasión, la presidenta del jurado fue la actriz Frances McDormand habitual en las películas de su marido, Joel Coen y que actúa en Cuando menos te lo esperas, presentada fuera de concurso.
La película con la que se puso fin a la Berlinale fue 25 grados en invierno, protagonizada por Carmen Maura.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más