Fue la película basada en las inolvidables hazañas de Mortadelo y Filemón la que se llevó más honores en los que podemos llamar Goyas técnicos. Nada menos que cinco Goyas: Montaje, Maquillaje y Peluquería, Efectos Especiales, Dirección Artística y Dirección de Producción. Y es que este largometraje se ha convertido en una de las películas más taquilleras del cine español, por su apuesta decidida por el humor más próximo al cómic y la calidad incuestionable de cada fotograma.

'Carmen' de Aranda, la olvidada
La superproducción de Vicente Aranda, Carmen, apenas fue nombrada en la noche, ni Paz Vega, que nos tiene acostumbrados a estridencias y color en la gala de los Goya, había sido nominada. Sin embargo, la película logró un más que merecido galardón en el apartado de Diseño de Vestuario. La anécdota, remarcada por la misma protagonista, es que la autora de los bellos trajes en el más puro estilo de bandoleros y andaluzas de casta es, nada más y nada menos, que una inglesa, Yvonne Blake.

Héctor Alterio, el saber estar
De los muchos momentos emotivos que tuvo la noche, quizá uno de los más tiernos fue la entrega del Goya Honorífico a un actor tan emblemático y versátil como Héctor Alterio. Sus ojos azules se iluminaron, se humedecieron, cuando recibió un Goya por toda su carrera, una carrera que muchas veces saltó charco, ese charco llamado océano Atlántico que separa España de Iberoamérica. Porque no podemos olvidar que la gala de ayer, esta XVIII edición de los Goya, quería contribuir a unir aún más los lazos entre las industrias cinematográficas de ambos lados del océanos. Unos lazos ya de por sí existentes pero que necesitan de mimo y esmero.
Héctor Alterio vivió intensamente y con profunda felicidad este reconocimiento, y más si se tiene en cuenta que el galardón fue entregado por sus hijos, consagrados, al igual que su padre, al Séptimo Arte: Malena Alterio y Ernesto Alterio (nominado por su papel protagonista en Días de fútbol pero hubo de volver a casa sin el Goya).

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más