Su propio matrimonio comenzó como un cuento de hadas pero fue degenerando de una forma que dañó aún más la visión del mundo de la princesa Diana.

Pero las luchas internas de la princesa con su propia personalidad y sus circunstancias la hacían más fascinante. Era precisamente la vulnerabilidad que no le daba miedo mostrar -admitir, por ejemplo, que había luchado contra un trastorno de la alimentación durante los primeros años de su matrimonio- lo que la más humana, más mortal para el público.

En una visita al Sarajevo desgarrado por la guerra, Diana, que tenía una relación complicada con la prensa, indica que los objetivos están fuera de lugar en esas circunstancias. Diana era una persona complicada, y a menudo iba a dar paseos solitarios para aclarar sus problemas. Captada en un momento de emoción tras la publicación del libro de Andrew Morton Diana, su auténtica historia la princesa muestra un lado muy humano.
"Espero que podáis buscar en vuestro corazón y comprenderme y darme el tiempo y el espacio del que
he carecido enlos últimos años",
Diana, en el discurso pronunciado en 1993 para anunciar la reducción
de su vida pública y de su trabajo benéfico.
[Anterior]