Imágenes recientes de las descaradas bromas que Enrique gasta a Carlos muestran una faceta más relajada del heredero al trono.

Obviamente ansioso por demostrar que empatiza con sus hijos adolescentes, en una visita a un refugio para personas sin hogar Carlos mezcló tranquilamente registros en un plato discográfico mientras exclamaba, "¡Pincha ese loco ritmo!". Mientras que en una visita reciente a Canadá se encontraba obviamente cómodo bromeando con una multitud de muchachas, algunas de las cuales le hacían señas para decirle: "Soy su futura nuera".
Al comenzar una nueva década, los conflictos entre los príncipes de Gales se hicieron patentes. El príncipe Harry se agarra a su padre en busca de apoyo mientras él lee el homenaje a su madre en el exterior de Balmoral dos días antes del funeral. Después de la muerte de Diana, el príncipe Carlos ha sabido adaptarse al espíritu de cada ocasión.
"Recuerdo que cuando ella tenía 16 años a mí me parecía una chica bonita, graciosa y atractiva, y, bueno, muy divertida, dúctil, llena de vida, y todo eso. No sé lo que ella pensaba de mí",
el príncipe Carlos describe sus primeras impresiones sobre Diana, febrero 1981.
[Anterior]  [Siguiente]