Cortes y colores de tendencia tan efectivos como un tratamiento de belleza

Los peluqueros nos explican qué estilos para el cabello iluminan la piel, resaltan las facciones y sacan lo mejor de tu belleza esta temporada

Si estás pensando en cambiar de look, siempre está bien saber cuáles son los cortes y los tonos que más se llevan. Quien más quien menos ha ido a su peluquero de confianza y le ha preguntado qué puede hacerse para sumarse a la tendencia de moda. Gustos personales aparte, lo cierto es que, temporada tras temporada, vemos nuevos estilos y apuestas, algunas que nunca parecen pasar de moda y otras que llegan para quedarse. Y dar en el clavo con el corte y con el color puede ser tan eficaz para verte guapa como un tratamiento de belleza. Por eso, hemos hablado con varios peluqueros para que nos cuenten las que son, en su opinión, las grandes apuestas de la temporada, esas que más nos ayudan cuando queremos iluminar la piel y resaltar nuestras facciones. 

Tres largos para todos los gustos

El corte es un arma básica para conseguir resaltar nuestras facciones. Y para María Baras, directora creativa de Cheska, hay tres cortes que ‘ganan por goleada’ este otoño: el blunt bob con o sin flequillo a la altura de la mandíbula, el long bob y el pixie. “El primero, de base recta, con o sin flequillo y, mejor aún si lo combinamos con tonos cobrizos, ideal para pieles claras, porque ilumina mucho la piel. Es un poco más sacrificado en lo que respecta al mantenimiento, pero se lleva mucho este otoño. Con flequillos y melenas rectas, de aire más geométrico, es un pelo que tiene mucha fuerza y da mucha personalidad, como podemos ver en Jessica Chastain”, nos cuenta. Mientras, su sugerencia para el pelo corto es probar con flequillos, manteniendo el largo de la zona de la nuca más corto y haciendo las capas de adelante más largas, como el de Emilia Clarke. "Es un flequillo que da mucho juego, se puede poner a un lado, y cae justo en el pómulo. Los pixies dan mucho juego, se pueden peinar de muchas formas, rejuvenecen muchísimo, porque reducen volumen de los lados y suavizan los rasgos con los flequillos diagonales y las mechas que caen hacia el rostro. Es un corte muy sexy, y en contra de lo que la gente se piensa que puede ser muy arriesgado, realmente sienta fenomenal”, apunta la directora creativa de Cheska.

María Baras tiene también una preferencia en cabellos más largos, el long bob de Sara Carbonero, del que ella fue la responsable. “La melena de Sara me gusta mucho, porque siendo pelo largo es renovar un poco la melena, y sobre todo por la coloración, un degradé para castañas en tonos chocolate-avellana y miel que le da mucha luz, gracias a que tiene muchos contrastes”, matiza.

Los tonos que más iluminan

Hablando sobre los colores que más iluminan y rejuvenecen con la estilista Diana Daureo, nos cuenta que los reflejos en tonos miel, los avellana y los caramelo vienen pisando fuerte esta temporada. ¿La razón? "Aportan luz a los rostros más pálidos y/o cetrinos y aumentan el tono en general de la piel, sobre todo al utilizar un matiz algo más claro en la zona del contorno y flequillo. Para las pieles más rosadas, los tonos neutros y beige suavizarán la piel, siempre dando un par de tonos más claros al frontal y la raya o flequillo para un efecto luminoso natural. A los cabellos con un color uniforme, les daremos luz con tonos chocolate para las pieles más pálidas y tono café para las pieles morenas y rosadas", explica.

¿Y sus cortes tendencia para este otoño? Varias son las estrellas de la temporada para Diana Daureo, "que pueden y deben adaptarse, para enmarcar o difuminar las facciones, según los rasgos faciales". Así, en opinión de la estilista, sigue reinando el bob, indiscutible temporada tras temporada. ¿El secreto de su éxito? "Ser un corte que se adapta 100% al tipo de cabello y gustos, además es apto para todos los públicos y edades. Su característica principal es que lleva la zona delantera más larga que la parte de atrás (ligeramente o muy marcada). Es uno de los cortes más favorecedores, tan solo el pelo afro quedaría exento. Antes de ‘meter la tijera’ se tienen en cuenta las facciones del rostro, así como la textura del cabello, para ser un corte adaptado a cada mujer, favorecedor, pero sobre todo cómodo", explica. 

Del 'shaggy' al 'pixie'

Junto a él, destaca la melena shaggy, un corte al hombro hasta rozar el pecho. "Un estilo con un extra, un toque logrado gracias a una estructura de capas largas muy ‘rotas’. Además, se le aporta textura con la tijera haciendo mechones más desfibrados al llegar a las puntas para dar un aire desenfadado al look. El toque infalible de este estilo es el flequillo que cae sutilmente desde la ceja hasta el pómulo, adaptándolo por completo a cada rostro y tipo de cabello. Este estilo es muy polivalente, pues en función del tipo de cabello y rostro se hará con diferentes estructuras y se marcarán más las capas. Los rostros angulares y muy marcados, así como los cabellos ondulados y con forma son los favoritos de este corte", explica.

Añade además el estilo afro, cuya mejor versión se consigue en su opinión marcando el contorno redondeándolo, siendo más corto por el frontal y más largo en la parte posterior." Además le vienen bien unas capas en la parte superior para aportar un extra de volumen y dependiendo del rostro, un degradado en el flequillo para enmarcar ojos y pómulos", cuenta Diana. Y, por último, no quiere olvidar el french hair, la clásica melena francesa recta visualmente, pero técnicamente algo cóncava, y el pixie, perfecto para texturas lisas y un poco onduladas. "Al ser un look muy moderno admite todo tipo de ‘juegos’, desde adaptarlo a un look más rockero como a uno más trendy con colores fantasía. Deben abstenerse los rostros alargados, ya que potencia más sus rasgos", finaliza.

Un peinado que ayuda a disimular las arrugas

Hay cortes que, además, nos pueden echar una mano a la hora de intentar disimular los primeros signos de la edad. Así nos lo cuenta el peluquero Eduardo Sánchez, quien apuesta también "por un corte shag, una media melena por encima de los hombros y las puntas ligeramente aligeradas con navaja, y con un flequillo cortado a la altura de las cejas y ligeramente degradado en los extremos hasta fundirse con el resto del cabello". Añade que "de esta manera además de lograr un corte juvenil, conseguimos disimular patas de gallo y pequeñas arruguitas”. No hay normas fijas en su opinión en lo referente al color, pues "es complicado definir uno concreto, la apuesta ganadora siempre es un trabajo de color totalmente personalizado, huyendo de los tonos planos y apostando por el contouring capilar a base de mechas trabajadas con balayage con reflejos miel, dorados o cobrizos, en función del tono base y del color de piel, ojos...”, añade el director de Maison Eduardo Sánchez.

Coincide con la idea de esta técnica de color Alejandro Cabanillas, estilista de Tacha. "En cuanto al color, nos vamos a tonalidades más cálidas, tonos incluso más miel, vainilla e incluso cobrizos. Es buena idea combinarlos con el famoso hair contouring, que consigue iluminar, dar luz y resaltar facciones. Los tonos cálidos vienen bien especialmente en bases castañas o morenas, y en pieles más bien claras", nos cuenta el responsable del comentado cambio de look de Alba Díaz. Precisamente a la hija de Vicky Martín Berrocal le hizo el que para él es uno de los cortes de la temporada, el blunt bob. "Las medias melenas siempre dan un aspecto juvenil, especialmente si las acompañas de un flequillo, que vienen con una fuerte influencia de los 70, con formas redondeadas y abiertos", apunta.

Al margen de tener en cuenta las tendencias, los expertos de Toni& Guy explican que “lo más importante antes de realizar un servicio de color es trabajar una buena consulta y diagnostico con la clienta, observar su tono de piel, forma de rostro, etc”. Así, explican que hay que tener en cuenta que algunos tonos o colores nos dan más luz y suavidad y otros nos aportan más fuerza a rostro. Nos cuentan que los colores cálidos suavizan el rostro y nos dan más luz, también pueden darnos la impresión de que estamos más morenas. Mientras, los tonos más oscuros y fríos puede parecer que nos dejan una piel más luminosa y limpia. Por último, en su opinión, los cobrizos son muy recomendables para pieles sonrosadas y pálidas ya que nos hacen un efecto más juvenil.

Más sobre