¡Vaya transformación! Cuando el cambio de 'look' se debe a exigencias del guión