Mantener el vientre plano en Navidad: los mejores consejos para conseguirlo

Estamos en una época de excesos que hacen que nuestro objetivo de tener un abdomen liso se complique

Según nos cuenta el doctor Leo Cerrud, #flatabs es uno de los hashtags más buscados en redes sociales. Celebrities como Jennifer Lopez, Elsa Pataky, Emily Ratajkowski o Kendall Jenner -que sigue unos efectivos tips para lograr un abdomen definido- tienen mucho que ver en esta tendencia que aboga por conseguir un vientre plano. Por eso, hemos querido contar con la opinión de los expertos en una época especialmente complicada como es la Navidad, en la que los excesos están a la orden del día. Pero aun así, si ponemos un poco de fuerza de voluntad, podemos conseguir sobrevivir a las fiestas con un vientre plano si seguimos una serie de recomendaciones. En opinión del doctor Cerrud, experto en medicina estética y nutrición, el secreto está en la dieta, el deporte y los tratamientos mínimamente invasivos oportunos.

Fuera bebidas gaseosas

+Comencemos por el primero de esos tres pilares: la dieta. Y es que la alimentación, una vez más, es fundamental a la hora de conseguir mantener un vientre plano no solo en estas fechas. Si hablamos de una dieta concreta para conseguirlo, en opinión del doctor Cerrud, “la proteinada es la mejor para conseguir un flat ab. Es lo que los americanos llaman dieta Keto o cetogénica, basada en la ingesta alta de proteínas y grasas y sin carbohidratos: la proteína alimenta el músculo, y la falta de grasa lo marca”. Eso sí, hace un matiz importante: “Debe ser supervisada por un médico siempre, porque si se hace mal puede ser peligrosa. Consiste en comer mucho pescado, pollo, pavo, conejo, huevos y, solo en ocasiones especiales, cerdo o carne roja, y dejar a un lado el arroz, el pan y la pasta, así como limitar mucho las legumbres durante la primera fase de la dieta, pues además de contener hidratos de carbono hinchan el estómago. También quedan fuera los dulces, comida procesada, la bebida con gas y el alcohol, sobre todo, la cerveza”.

Volviendo a estos días concretos de fiesta, la farmacéutica Esther Sansi y la experta en belleza Carmen Navarro tienen otros consejos. “Existen muchos recursos para reducir centímetros, perder volumen y reafirmar músculos y tejidos, para lucir los vestidos ajustados que tenemos pensados para lucir en Navidad, pero los milagros comienzan por ser constantes en los buenos hábitos y elegir la ropa que disimule defectos y realce virtudes”, nos cuenta la veterana experta en estética. 

1. "Lo primero que debemos hacer es revisar la alimentación. Es fundamental abandonar las bebidas gaseosas, incluso las light, que hinchan y no aportan beneficios; sustitúyelas por infusiones, frías o calientes, de hierbas drenantes y que ayuden a regular el tránsito intestinal. Las tisanas a base de canela, salvia y laurel, o el zumo de un limón con agua tibia (sin azúcar) son perfectas para tomar en ayunas y ayudar al organismo a desintoxicarse y al aparato digestivo a hacer mejor sus funciones. El agua mineral aromatizada con hierbas y frutas son un recurso fantástico para purificar y reducir con todo el sabor”, nos cuenta Carmen Navarro.

2. "Lo cierto es que puede resultar difícil en estas fechas pero puedes evitarlo si consigues llegar sin ansiedad a las comidas. Toma alguna pieza de fruta, zanahoria, pepinillos… algo que te quiere la sensación de hambre incontrolable y te permita mantener bajo control las cantidades que comerás después", puntualiza Carmen Navarro. "No ayunes los días clave. No hay nada peor que llegar a una comida o cena navideña con hambre, ya que perderás el control", añade sobre este tema Esther Sansi. Eso sí, la farmacéutica recomienda "mantener 12 horas entre cena y desayuno de manera que el cuerpo 'tire de reservas', evitando el aumento de peso".

3. La directora de los conocidos centros médico-estéticos recomienda también abandonar el picoteo, los fritos, los alimentos procesados, no abusar de los hidratos de carbono ni de las grasas saturadas. "Elimina carbohidratos refinados, comida rica en azúcar y alcohol. El hígado tendría que trabajar en exceso, se produce una sobrecarga y aumenta el volumen alrededor de la cintura", nos dice.

4. "Tampoco olvides que hay ciertos alimentos saludables como determinadas verduras y legumbres que provocan malas digestiones, en ocasiones acompañadas por gases. Evítalos especialmente en estas fechas", añade Carmen Navarro.

5. "Cuidado con el alcohol, ya que metaboliza como azúcar para el cuerpo", cuenta Esther Sansi, quien recomienda no abusar de los cócteles: "Suele haber más de 400 calorías en un vaso". Y recomienda beber gran cantidad de agua, que, además, ayuda a mejorar las digestiones y a evitar la acidez que suele provocar la comida copiosa. 

6. "Las salsas, siempre, poca cantidad: 1 cuchara sopera es el máximo", nos cuenta la farmacéutica, que añade que "la piel del pavo o pollo va cargado de grasa saturada. Tiene mucho colesterol. Además, los rellenos de cerdo y pavo contienen embutidos, alta concentración de grasa y también mantequilla", algo que también sucede con el puré de patata. Hay que tener especial cuidado con estos platos. 

El ejercicio, imprescindible también en Navidad

7. Carmen Navarro tiene claro el segundo pilar fundamental: "No olvides hacer ejercicio porque es el mejor aliado de un vientre firme". Se refiere a los abdominales como los auténticos reyes para endurecer, haciendo una tabla específica a diario adecuada a tu agilidad, edad y forma física, te ayudará a redefinir cintura y marcar tableta. "Y no te obsesiones con realizar solo ejercicios específicos para la zona de abdomen. Es más eficaz realizar ejercicios que activen, por ejemplo, los músculos dorsales o la fuerza en brazos y glúteos porque nos ayudan a quemar grasa y además a tonificar la zona abdominal", nos dice.

8. La experta apunta a que hay ejercicios magníficos que nos ayudan a mantener el abdomen a raya incluso tiempo después de haber hecho ese ejercicio. Para ello son perfectas las sentadillas, las cintas elásticas para tonificar, levantamiento de peso, Pilates e, incluso, el boxeo.

9. Y da una alternativa que puedes poner en práctica en esos días de vacaciones que están a punto de llegar, aprovechando los soleados días del invierno, si el tiempo lo permite. "Si no te gusta demasiado el deporte, sustitúyela por 30 minutos de paseo al día, camina con paso ligero, acompasando la respiración y apretando los músculos abdominales, o lo que es lo mismo, intentando hacer abdominales hipopresivos en movimiento. Si eres constante, notarás una mejora considerable", cuenta.

10. También puedes ayudarte de cosméticos reductores. "Aplícalos cada vez que salgas de la ducha, si tienes acumulación de grasa, o reafirmante si la flacidez es el problema. Por sí solas no son milagrosas, pero si lo acompañas de un tratamiento en cabina con la tecnología adecuada, haces ejercicio y vigilas tu dieta, ayudan y además nutren, hidratan y dejan una piel de terciopelo", nos cuenta Carmen Navarro.

La cosmética y la postura también influyen

11. Es recomendable, mientras duermes, aplicar una crema específica. "Activamos el proceso “quemagrasas” con extractos vegetales y principios activos como algas (Buxus Sinica, Pimpinella Anisum y Plancton). Conseguimos además un efecto barrera para evitar almacenar de nuevo grasa, aumentando el poder energético de las células. Mejor así además lo aplicas con un guante de silicona (el de Biologique Recherche es perfecto). Realiza movimientos rotatorios/circulares trabajando muy bien las zonas más problemáticas y realiza masaje ascendente, en las zonas que necesitas reafirmar", matiza. 

12. Y añade que aunque parezca mentira, la postura que adoptamos influye mucho también en esta zona. "Hay ejercicios que podemos hacer en la oficina y nos mantienen a raya. Imagina que una cuerda te sostiene y te lleva hacia el techo. Mantén los hombros en posición correcta, la espalda recta. Algo fácil de aplicar en la oficina pero que no debemos olvidar cuando conducimos de camino al trabajo o a casa", dice.

13. También sugiere aprovechar con gestos cotidianos, mientras esperas por ejemplo una fila en la cafetería. "Dedícate unos segundos y recoloca tu postura. Hombros hacia atrás, espalda recta… solo tienes que proponértelo", cuenta Carmen Navarro.

14. La experta en cuidado de la piel da un último consejo: "Realizar un tratamiento que combine la aparatología dependiendo de las necesidades en cada persona en cada momento, haciendo las sesiones con constancia y siguiendo la prescripción de la esteticista, y no creas en los milagros, haz que se produzcan y comienza ya tu plan vientre plano".

Más sobre