Las dietas de las supermodelos brasileñas: ¿cómo se mantienen los cuerpos más deseados?

A sus 37 años, Adriana Lima, Alessandra Ambrosio y Gisele Bündchen siguen teniendo las figuras más envidiadas de su país

Las modelos brasileñas se ganaron por méritos propios convertirse en las grandes reinas de la pasarela durante muchos años. Gisele Bündchen, Alessandra Ambrosio o Adriana Lima han sido las top models más cotizadas de la pasarela y para ello han tenido que cuidar mucho su dieta para conseguir un cuerpo 10. Hemos querido indagar en cuáles son las claves de su alimentación para poder presumir de figura escultural cuando ya han pasado la treintena, todas ellas son madres y, aunque ya van dejando atrás las exigencias de la pasarela y han 'colgado las alas' -han sido las grandes estrellas edición tras edición del desfile de Victoria's Secret-, siguen al pie del cañón, convirtiéndose en el centro de todas las miradas cuando pisan una alfombra roja, suben a una pasarela o acuden a una fiesta. Pero, ¿cuáles son los secretos de sus dietas?

Alessandra Ambrosio: la clave está en compensar

Es uno de 'los cuerpos' más internacionales del país sudamericano. En alguna ocasión, la modelo ha declarado que no se trata de estar delgada, sino en forma. Y lo comentaba sobre todo para referirse a la exigencia que requiere la preparación para el desfile de Victoria’s Secret, del que ella ha sido una de las grandes protagonistas. "Creo que tengo mejor cuerpo ahora que antes de tener a mis hijos. No es sólo porque lo trabajo mucho, cosa que antes no hacía, sino también porque ahora está más formado y eso me gusta", explicaba en una entrevista con Net-a-porter. Y es que cada vez que ha sido madre, ha tenido que recuperar después su figura en tiempo récord debido a sus compromisos de trabajo, uno de ellos el exigente desfile de la firma de lencería.

"Después de Anja, sólo tenía tres meses para perder peso antes del show de 2008 y tuve que volver al programa de 1.200 calorías que tanto odio". Y es que la modelo también ha dejado claro que prefiere seguir una dieta equilibrada, en la que se coma con moderación y haya hueco, por qué no, para los pequeños caprichos, tal y como confesaba en dicha entrevista: "Yo no elimino ningún grupo de alimentos. Todo gira en torno a la moderación y variar un poco cada día. Obviamente, trato de no excederme con la pasta, pero si estoy en Brasil, donde todo es pasta y pan delicioso, pues obviamente como. Cuando regreso a Los Ángeles, lo compenso con ensaladas de pollo y pescado con verduras".

La modelo, que ya ha cumplido 37 años, reconocía que no es ‘amiga’ de las dietas demasiado estrictas, como manifestaba en dicha entrevista: "Cada vez que me pongo a dieta, todo va cuesta abajo. Así que si quiero un pequeño bocado de chocolate negro o disfrutar de un cóctel con mis amigos el fin de semana, pues lo tengo. De hecho, tomo un vaso de vino con la cena casi todas las noches y dos o tres veces por semana voy con mi hija Anja a por una taza de té con una magdalena". Así, podemos ver a la modelo por las calles de Los Angeles disfrutando con los conocidos batidos détox, pero también saboreando un delicioso helado. Compensar parece ser su clave.

Gisele Bündchen: los vegetales, la base de su dieta

Fue su propio chef personal, Allen Campbell, quien desveló hace tiempo uno de los secretos mejor guardados de la familia de Gisele Bündchen y Tom Brady: su dieta, un régimen orgánico –bastante estricto- basado en la ingesta de vegetales, que compartió en la web Boston.com. El cocinero desveló a esta publicación online que la dieta de la famila de la top brasileña más famosa está compuesta por un 80% de vegetales, que han de ser frescos y orgánicos (si no, el cocinero no los compra). Además, incluye en su lista de la compra arroz integral, quinoa, mijo y frijoles. El restante 20% son carnes magras y orgánicas, sobre todo pollo y, de vez en cuando, pato. En cuanto a pescado, en casa de la modelo y del deportista, solo comen salmón salvaje.

¿Y en el otro extremo? La lista de comida que no entra en casa de la familia es larga. Algunos ejemplos: nada de azúcar blanco, harina o MSG (glutamato monosódico, un potenciador de sabor). Para cocinar, el chef Allen solo utiliza aceite de coco y para sazonar los platos, lo hace con sal del Himalaya. Y, como no podía ser de otra manera, el café está vetado así como cualquier bebida que contenga cafeína. Sorprendentemente, son sus hijos los únicos que comen habitualmente fruta fresca, pues el marido de la modelo sólo come plátanos y siempre en smoothie. De hecho, parece ser que es él quien tiene una dieta mucho más limitada que la modelo brasileña, y evita comer plantas solanáceas como los tomates, las berenjenas, los pimientos o los champiñones, ya que pueden incrementar la inflamación.

Adriana Lima: límite a los carbohidratos

Una de las claves de su dieta es eliminar los hidratos de carbono. “Cero carbohidratos. Me siento más saludable, mejor en realidad”, explicaba la modelo en una entrevista con The Cut. Así, su alimentación está basada en las frutas, las verduras –preferentemente de hoja verde- y las proteínas, en forma de pollo o pescado, que cocina al vapor o a la parrilla y que suele reservar para las comidas y las cenas. "Me encantan los batidos, la fruta fresca y las verduras. También tomo una vitamina diaria y bebo muchos tés de hierbas diferentes para ayudar a purificar mi cuerpo”, declaraba la modelo en una entrevista con CR Fashion Book. Eso sí, en dicha entrevista también reconocía que hay hueco para los caprichos: “Hago un plato brasileño muy bueno llamado feijoada. Podría comer comida brasileña para siempre, por supuesto. Además, me encanta el pastel de chocolate fundido. ¡No me canso de esto!”. También ha confesado que su desayuno favorito consiste en un tazón de copos de avena, y en una entrevista con NY Mag, Lima apuntaba que endulza el café con miel. "Encuentro que si tengo miel, no anhelo tanta azúcar después", explicaba. 

La modelo reconoce, eso sí, que sigue las pautas que le marca un nutricionista experto. De hecho, suele confiar en los consejos del doctor Charles Passler, el dietista que se encarga de cuidar la alimentación tanto de la modelo como de su compañera de profesión Bella Hadid y de otras celebrities como Naomi Watts. "Porque cada persona es diferente, por eso tengo un nutricionista. Voy allí, y él revisa mi sangre, mi respiración, todo para asegurarse de que lo funciona en mi cuerpo. Yo, por ejemplo, si como chocolate o tomo lácteos me sentiré hinchada. A veces los carbohidratos me hacen sentir hinchada. Tienes que prestar atención, por lo general, a cómo te sientes cuando comes algo”, explicaba en The Cut.

Más sobre

Regístrate para comentar