Emily Ratajkowsky escote

¿Mucho o poco pecho? Estos son los tratamientos perfectos según tu escote

Te contamos las mejores alternativas para cuidar y embellecer una de las zonas más bonitas y a la vez más frágiles del cuerpo

Llegan días de sol en los que el escote cobra aún más protagonismo. Pero eso no siempre implica que le prestemos la atención que se merece. Así nos lo confirma la doctora Lidia Maroñas, de Clínica Dermatológica Internacional, quien nos cuenta que “tendemos a cuidarnos mucho la cara y frecuentemente olvidamos aplicar nuestros tratamientos cosméticos diarios en la piel del cuello, escote o dorso de las manos". Gran error, pues matiza que "son precisamente estas áreas las que terminan delatando nuestra edad con el paso de los años… Por tanto, la premisa de partida ha de ser que “la piel de la cara acaba en el escote” y requiere los mismos cuidados”.

Hay que tener en cuenta, además, un hecho: estamos ante una zona con una piel extremadamente frágil. Tal y como nos explica Myriam Yébenes, directora del Instituto de belleza Maribel Yébenes, “el escote es una de las zonas más delicadas del cuerpo de la mujer, ya que ahí la piel es extremadamente fina, carece de glándulas sebáceas y es muy pequeña la proporción de colágeno y elastina que la hidrata y sujeta, por lo que aparecen más arrugas y sucumbe antes a la flacidez”. A eso hay que sumar otro problema añadido y es que es una piel que, además, está muy expuesta al sol. "Cuando nos da el sol en la playa es la zona donde primero ‘se fija’, y no le prestamos la atención que se merece”, nos cuenta la doctora Mar Mira, que añade que, además, la cantidad de melanocitos (células que producen melanina y, en consecuencia, bronceado) es menor y hace que exista menos capacidad de proteger esa piel del sol, por lo que el fotoenvejecimiento es más rápido. He aquí el primer mandamiento ineludible para cuidar esta zona: los expertos insisten en que no conviene exponerse al sol sin aplicar protección 50+ en la zona cada 2 horas porque si no te pasa factura en forma de manchas, arrugas o rojeces.

Por esto, es muy importante seguir al pie de la letra unas pautas básicas para poder mantener esta zona joven y firme por más tiempo. La directora del Instituto Maribel Yébenes las resume en seis:

-Evita los cambios brucos de peso: hacen que el tamaño de tu busto cambie drásticamente y aumenta así la temida flacidez.

-Utiliza cremas específicas para el escote diariamente, sobre todo a partir de los 40 años. Deben contener ingredientes reafirmantes, hidratantes y antioxidantes que luchen contra el envejecimiento y protejan la piel.

-Hay ampollas de efecto inmediato que sirven como tratamiento de choque para reafirmar esta delicada piel.

-Protege la zona con protectores de factor treinta o superior. Además de prevenir las manchas y arrugas, evitas el deterioro del colágeno y la elastina, que son tan escasos en esta zona.

-Exfolia tu piel del escote para eliminar células muertas y embellecerla, pero siempre con masajes suaves.

-Un truco muy efectivo para hacer en casa cada día es echarte agua fría en la ducha.

¿Cómo hay que cuidarlo si tienes mucho pecho?

Tal vez no te lo habías planteado, pero sí que hay algunas claves para cuidar la zona en función de si tienes mucho o poco pecho. En el primer caso, “al estar más expuesta a que se formen más arrugas al dormir, lo que hay que hacer es hidratar mucho la piel con cremas, y en cuanto a tratamientos de centro de belleza, le van bien las infiltraciones de hialurónico, vitaminas y minerales”, nos cuenta la doctora Mar Mira. Y si tiene fotoenvejecimiento, hay que proteger esta piel a conciencia con SPF50+ y realizar tratamientos con láser específico, para eliminar problemas de manchas, dilatación de los vasos, rojeces… Pero aún hay más, como nos cuenta la doctora de Clínica Dermatológica Internacional: “Además de las recomendaciones generales, las mujeres con mucho pecho pueden sufrir irritación e infecciones candidiásicas por maceración de la piel del pliegue submamario. Para evitarlo, es recomendable: evitar la humedad en la zona prolongadamente, secar muy bien el fondo del pliegue tras la ducha diaria y disminuir la fricción piel con piel utilizando tops deportivos cómodos, preferiblemente de materiales no sintéticos, que sujeten el pecho durante el ejercicio y dejen traspirar la zona”, nos cuenta la doctora de Clínica Dermatológica Internacional.

 

En el caso opuesto, el de las mujeres con poco pecho, la doctora Mira explica que los cuidados son básicamente los mismos, aunque pueden tener menos arrugas, por lo que "los resultados de los tratamientos serían más rápidos”. El protocolo correcto para la doctora en este caso se basa en cuatro pilares: hidratar y proteger con cremas con alta protección solar, y cuando se avanza en edad, lo ideal es empezar con tratamientos de mesoterapia y acabar con láser. Eso sí, pueden tener menos arrugas, pero estas pueden aparecer antes, tal y como nos cuenta la doctora Maroñas, quien apunta que “las mujeres muy delgadas, con menos pecho o pérdida brusca del mismo, suelen tener problemas de flacidez y arrugas más precozmente”. 

 

Radiofrecuencia infiltrada
No te descubrimos a estas alturas que la radiofrecuencia es una de las tecnologías más demandadas en estética, gracias a sus múltiples beneficios. Pero ahora se da un paso más y en el Instituto de Belleza y Medicina Estética Maribel Yébenes, nos proponen su Protocolo RF Infiltrada. Una respuesta para ofrecer a la piel y los tejidos más exigentes, como el de la zona del escote, una regeneración mayor que con la técnica convencional. Así, se estimula la regeneración del tejido dérmico reafirmando y tersando la piel, a la vez que trabaja imperfecciones cutáneas como arrugas finas o profundas, poros dilatados, rojeces y cicatrices. La novedad de este tratamiento radica en la infiltración de radiofrecuencia, que hasta ahora se podía trabajar únicamente en capas superficiales de la piel. Esta innnovadora tecnología permite mayor precisión en las áreas a tratar. El número de sesiones dependerá de las necesidades particulares de la paciente. (Precio:550 €. Bono de 3 sesiones 1.300 €)

La mesoterapia como alternativa
La doctora Ester Ristori, médico estetico de Clínicas Dorsia, propone para tratar las arrugas superficiales diferentes opciones de mesoterapia: con vitaminas con ácido hialurónico para atenuar las arrugas superficiales e hidratar la zona, con silicio para tratar la flacidez y con Plasma Rico en Plaquetas para ayudar a la regeneración del colágeno dañado. Por su parte, para las arrugas más profundas, recomienda el ácido hialurónico de baja reticulación para rellenar las arrugas, así como la Hidroxiapatita cálcica para engrosar la dermis y favorecer la formación de colágeno. 

Mientras, el Centro Médico Lajo Plaza propone su protocolo Volite, un tratamiento activador de la dermis, para tratar la piel del escote, un inyectable de ácido hialurónico diseñado para mejorar la calidad de la piel. Mejora la apariencia de las arrugas y la calidad de la piel desde el interior. Una sesión (de 30 minutos) es suficiente, siendo esta la principal ventaja frente a otros tratamientos. Las arruguitas más finas desaparecen, pero lo más destacable es la jugosidad y la tersura que muestra la piel de la zona, y es notable la mejora de la elasticidad y la firmeza. Los efectos duran entre seis meses y un año. Precio: a partir de 300 €.

Tratamientos combinados
Por su parte, en Clínica Dermatológica Internacional abordan los problemas del escote de forma global y explican que existen diversos tratamientos que, en combinación, sirven para rejuvenecer la zona: 

- Ultherapy es un sistema que utiliza la tecnología de ultrasonidos para elevar, tensar y tonificar la piel sin cirugía consiguiendo un efecto lifting sin cirugía.

- Los hilos tensores mejoran las arrugas del escote con un efecto inmediato (tensor) y regenerando el colágeno.

- La Luz Pulsada Intensa (IPL) trata las manchas, las venitas y dilataciones capilares homogeneizando el tono de la piel del escote.

- Y se puede realizar también un tratamiento de fotorrejuvenecimiento mediante luz láser.

Más sobre

Leer más