¿Has oído hablar del Factor de Crecimiento y sus usos en cosmética?

Te hablamos sobre esta sustancia, cada vez más utilizada en cosmética, con la ayuda de nuestra colaboradora Meritxell Martí

factor-crecimiento-VER GALERÍA

El mundo de la cosmética no para de sorprendernos con nuevos avances, nuevas formulaciones, nuevos ingredientes. Una vertiginosa carrera para conseguir dar con la fórmula más avanzada. En los últimos tiempos, seguro que has oído hablar de los llamados Factores de Crecimiento y su uso en belleza. Nos hemos puesto manos a la obra para saber más, y hemos contado con la ayuda de nuestra colaboradora Meritxell Martí, de la Farmacia Meritxell, quien nos ha dado las claves para conocer mejor qué hay detrás de ellos.

Y hay que partir de la base: son unas sustancias que se encuentran en nuestra sangre, principalmente proteínas, muy involucradas en la comunicación intracelular, que se encuentran en el plasma en el interior de las plaquetas. Tienen la función de estimular los diferentes procesos metabólicos de regeneración y reparación del tejido conectivo, el tejido epidérmico u óseo. Así, el Factor de Crecimiento estimula la producción de nuevo tejido. Puede tener varios orígenes: vegetal, marino o natural del propio plasma.

En los tratamientos con Factor de Crecimiento, primero se hace una extracción de sangre, y una vez extraída, se separa el plasma que los contiene con una centrifugadora, consiguiendo un plasma rico en proteínas. Además en las plaquetas también se encuentra Factor de Crecimiento, por lo que en el método de extracción se rompen las plaquetas para liberar estos factores. Por último, se vuelve a incorporar, inyectándolo en la zona en la que es necesaria la restauración: piel, articulaciones, músculos, problemas óseos, cartílagos o cicatrices difíciles de cerrar.

El factor de crecimiento plaquetario ayuda a la reparación de los tejidos, no en la regeneración en sí, sino en aumentar la velocidad de reparación y mejorarla. Hay diferentes tipos de factor de crecimiento dependiendo de las funciones de los mismos. Las acciones más frecuentemente usadas son las que se usan para mejorar el cartílago de las articulaciones, sobre todo en rodillas, siendo necesarias varias sesiones para conseguir buenos resultados. Aunque en el problema de la artrosis no es la solución definitiva, sí tiene acción antiinflamatoria, mejorando el dolor, así como ayudando a proteger la articulación y disminuir la velocidad del proceso de la artrosis.

¿Qué es el Factor de Crecimiento epidérmico?
Este es el Factor de Crecimiento que nos será beneficioso en la piel y que se incluye en la formulación de muchos de los cosméticos más novedosos (lo conocemos también como EGF). Estas proteínas naturales están presentes, como decíamos, en el plasma sanguíneo del cuerpo humano.
En la piel, como en el resto de las células del cuerpo, esta proteína como ya hemos comentado antes, tiene la capacidad de estimular la vida de las células, tanto en su desarrollo como en su renovación y supervivencia. Son, en definitiva, activadores celulares del proceso biológico de las células cutáneas, que tienen una importante función en el mantenimiento y proceso de renovación de cada célula.
Son muy utilizados en medicina estética, reparadora y antienvejecimiento, así como en el proceso de curación y cicatrización de las heridas también, incluidas las quemaduras. Se usan tanto en medicina como en cosmética. En medicina, este activo se aplica en forma de inyecciones, generalmente como mesoterapia y se hace penetrar el plasma hasta la zona indicada. Con ello se consigue que la piel se vea más firme y activada, pues en cierto modo estamos estimulando la circulación sanguínea.  Cuando lo aplicamos en cosméticos, nos va a ayudar a reparar las capas más superficiales de la piel, y conseguimos una restauración más rápida cuando nos hemos tratado con un peeling profundo, un tratamiento láser, o simplemente tras una agresión solar.  A las pieles secas y las maduras, les ayuda a mejorar la oxigenación, el transporte de nutrientes y preservar la matriz cutánea, específicamente las fibras de colágeno y elastina.

factor-crecimiento-2VER GALERÍA

¿Cómo actúa?
La piel joven produce Factores de Crecimiento en suficiente cantidad, con lo que se consigue una reparación rápida y una apariencia joven. La elastina y la suficiente cantidad de colágeno ayudan a mantener la elasticidad y firmeza de la matriz de la piel.
Pero con el paso de los años, la piel envejece, entre otros aspectos por la disminución de la capacidad de reparación. La piel se afina, pierde elasticidad y firmeza. Disminuye la calidad y la cantidad del colágeno en la piel, por lo que aumenta la formación de las arrugas y líneas de la piel.
Cuando el factor de crecimiento epidérmico actúa, en el interior de la célula (núcleo) este mensaje se traduce en diferentes actividades celulares como la producción de proteínas (como puede ser el colágeno) y el incremento de la actividad genética y división celular (producción celular). Con ello conseguimos mejorar el aspecto de la piel, revitalizándola. Aumenta la cantidad y la calidad del colágeno que se produce, por lo que la piel permanece más tersa.
Cuando nos hacemos mayores, la reparación de la piel es más lenta. Sin embargo, al aplicar éste, la piel reacciona más rápidamente. El Factor actúa activando ciertos procesos biológicos de las células, estimulando la propia renovación de la piel para mejorar la apariencia y textura.

¿Qué es el Factor de Crecimiento epidérmico de origen vegetal?
En cosmética, de forma mayoritaria se utiliza el factor de crecimiento de origen vegetal, aunque también hay factor de crecimiento que procede de origen bacteriano, y hasta animal (generalmente marino)
El factor de crecimiento vegetal se basa en una proteína parecida al factor de crecimiento plaquetario pero que se consigue de las células madre vegetales, concretamente de las semillas de la cebada.
En el mercado se encuentra también Factor de Crecimiento epidérmico que se consigue con las bacterias E. Coli o células animales, aunque es preferible la extracción a partir de células vegetales, pues así se evitan las endotoxinas de estas bacterias. También se puede extraer de origen marino, concretamente de algas. La ventaja de este producto frente a otros componentes en cosméticos es que es bio-asimilable.

¿Qué productos contienen Factor de Crecimiento?
-Este principio activo lo encontramos en los cosméticos mas novedosos, tanto en cremas como en sérum. También lo podemos encontrar en productos para la caída del cabello, ya que ayuda a estimular las células del bulbo piloso. Estos productos se encuentran en ampollas y en sérum.
-Este principio activo es más adecuado para piel seca y madura, gracias a sus características reparadoras.
-Lo podemos aplicar durante la noche y si se están usando productos exfoliantes durante el día.
-Podemos encontrarlos en el sérum y crema de la marca Segle, en el sérum capilar de la marca Nanogen, en el nuevo producto de IFC Cantabria Cellage, y en la gama Bioeffect (sérum, crema y sérum corporal). Aunque hay muchos otros productos actualmente con este principio activo.
-Al aplicar los productos cosméticos que contienen Factor de Crecimiento epidérmico en la piel, es posible detener y ralentizar el proceso de envejecimiento cutáneo y de incrementar la producción de elastina y colágeno de nuevo. Es especialmente útil si durante la noche se utilizan productos exfoliantes, pues por la mañana esta proteína va a acelerar la reparación de la piel.

Más sobre

Leer más