El ABC de las cremas solares: todas las claves para escoger el protector solar correcto

Cuáles son sus características, en qué se diferencian los filtros, cuál debemos escoger en función de nuestro tipo de piel... Este verano, elige la crema que mejor te va

Estamos ya inmersos en pleno verano y, si andas organizando tu neceser de cara a las vacaciones, no debes olvidar un producto básico en estos meses de sol y playa: la crema solar. El abanico de posibilidades es tan amplio, que cuesta decidirse y hay que tener una serie de factores en cuenta para elegir el que mejor nos va. Así nos lo explica nuestra colaboradora Meritxell Martí, farmacéutica de la Farmacia Meritxell, quien nos da todos los detalles para dar en el clavo a la hora de comprar nuestro protector.

Cuando hablamos de filtros solares, principalmente hay dos tipos, los que actúan reflejando la luz evitando que penetre en el organismo, o absorbiendo los rayos antes que penetren en la piel. Hasta no hace mucho tiempo solo nos preocupábamos del SPF o la concentración que contenía para protegernos de las quemaduras que producen los UVB. Pero hoy sabemos que es importante no solo el filtro, sino que sea eficaz y que proteja de los otros rayos solares UVA e IR.

-Los UVA son los responsables del daño en la piel. Son los que incrementan el riesgo de cáncer cutáneo aunque no producen quemaduras solares. Los UVA tienen capacidad de penetrar en la piel en profundidad. Y provocan igualmente las arrugas y el envejecimiento cutáneo. Además, son los que provocan los errores en el ADN con las consecuencias que conlleva. El daño de estos rayos se acumula en la piel con el tiempo.

-Los IR, los rayos Infra-rojos, son rayos no visibles que aportan energía, se trata de energía electromagnética. Son los que nos aportan calor. La luz solar tiene rayos IR del tipo A, B y C, pero el IR A es el que penetra en la piel hasta la parte de la dermis. Al aumentar la temperatura en el interior de la piel provoca que la piel sea mucho más sensible a la radiación ultravioleta.

INDICACIONES DE LOS FILTROS
-SPF :
Es la abreviatura de “Sunburn Protection Factor” .
Es la eficacia de los filtros solares para proteger frente a las quemaduras solares provocadas por los UVB. Se llama al tiempo que tarda la piel en enrojecerse, por lo que el producto ya pierde su eficacia.
Cuanto más alto es el SPF, más largo es el periodo de exposición al sol. Pero eso no indica que, por ejemplo, un filtro solar 15 sea la mitad que el de 30. Por ejemplo, un filtro solar 15  protege en un 93% de los UVB, los que tienen SPF 30 protegen en un 97%, cuando tienen SPF 50 protegen 98%, pero cuando llegan a 100 o por encima ya no pueden proteger más. Sin embargo, para saber la protección, si una persona empieza a enrojecerse a los 10 minutos de estar al sol sin protección, con un filtro solar de SPF 15 se multiplica y podrá estar 150 minutos antes de quemarse.

-BROAD SPECTRUM :
Es el espectro de protección frente a diferentes longitudes de onda de los rayos solares. Se indica esto cuando el producto es eficaz frente a los UVB ( quemaduras solares) y UVA ( daño cutáneo, arrugas, envejecimiento ) o incluso frente a los IR.

-WATER RESISTANT :
Los filtros solares de por sí no son resistentes al agua a menos que lo indiquen expresamente en las etiquetas del producto. Aunque se puede considerar resistente al agua o totalmente resistente al agua cuando se pasa de 40 minutos a 80 minutos en el agua, sumergido o nadando.

Los filtros solares protegen de dos maneras de los rayos ultravioletas, reflejando la luz evitando que penetre en el organismo, o absorbiendo los rayos antes que penetren en la piel. Son principalmente de dos tipos: los físicos y los químicos.

-Filtros químicos. Son los que absorben los rayos ultravioleta y así protegen la piel frente al sol.
Los nombres de estos filtros son bastante complicados. Los laboratorios que forman parte de multinacionales tienen sus propios filtros patentados y que solo se usan en sus marcas, como L’Oréal que tiene el Mexoryl SX o XL, o Helioplex de Neutrogena, entre otros. Suelen ser diferentes modificaciones de otros clásicos, que los hacen más estables y más eficaces.

Los protectores frente a los UVA  son el Mexoryl SX y Mexoryl XL, butil metoxidebenzoil metano, octocrileno, ocinoxato, avobenzona (Parsol 178, casi en desuso, por su inestabilidad)  o el paba (muy inestable, prácticamente en desuso).

Los protectores frente a los UVB son el octinoxato, octisalato, homosalato, octil metoxicinamato  o la octiltrizona.

Algunos de estos filtros pueden ocasionar alergias  a personas especialmente sensibles, por lo que deberían evitarse en algunas pieles especialmente sensibles y sobre todo en niños.

Estos filtros son muchas veces necesarios para aumentar las protecciones de las cremas o cosméticos, por lo que se suelen combinar varios.

-Filtros físicos. Son minerales, estos filtros reflejan los rayos ultravioleta evitando su penetración en la piel, actúan como si se tratara de un espejo, se quedan en la superficie de la piel y no se absorben.

Son el óxido de zinc y el dióxido de titanio. Son de amplio espectro, ya que protegen frente a los UVA y UVB.

La única desventaja que tienen frente a los otros filtros es que son blanquecinos y dejan algo de rastro en la piel, aunque gracias a la micronización se ha reducido mucho este problema. Igualmente forman parte de filtros más espesos muchas veces.


FACTORES QUE HEMOS DE TENER EN CUENTA
-El fototipo de la piel, pues las pieles más oscuras no necesitan tanta protección como las muy claras y sensibles al sol
-Edad de la persona que lo va a usar
-Zonas de la piel donde se va a aplicar
-Tiempo de exposición al sol
-Localización donde se va a usar el producto
-Tipo de piel (seca, grasa, mixta, con problemas específicos)
-Tipo de aplicación que se va dar: spray, leche, crema, gel…
-Resistencia al agua y la humedad en general
-Resistencia a la fricción

SOLARES EN NIÑOS

En primer lugar, hay que saber que los niños menores de 6 meses no deberían exponerse al sol en ninguna ocasión; antes que usar un filtro solar es preferible protegerlos en la sombra y con ropa.

En los niños deberíamos evitar en lo posible los filtros químicos, ya que pueden ser absorbidos por la piel del niño e irritarla. Sobre todo, se deberían estar totalmente vetados el Paba o la Oxibenzona. Es preferible usar filtros físicos como el oxido zinc o el dióxido de titanio.

En niños, deberíamos escoger un producto que sea fácil de aplicar, y que sea suave, para poder hacerlo rápidamente. Los que se aplican en spray son adecuados, aunque no se deben aplicar en la cara, se debe poner en la mano y de la mano ponérselo en la carita.
Es muy importante reaplicar varias veces el filtro solar a los niños, pues hemos de acordarnos que la piel es muy sensible y fina. Si estamos en la playa, es preferible filtros solares que sean resistentes a la humedad y a la fricción. Además, durante el embarazo, se debe usar un filtro solar de alta protección y de uso diario para evitar las manchas.

PERSONAS MAYORES
La piel tiene memoria de las agresiones que durante la vida hemos ido exponiendo la piel. Con la edad la piel está mucho más sensible, tiene mayor tendencia a las manchas a las arrugas de la piel, a aumentar a flacidez de la piel. Igualmente con la edad la piel se vuelve más recia y pierde la flexibilidad y elasticidad.

Uno de los signos mas evidentes de las manchas seniles por el sol son los léntigos solares o seniles. Con la edad hay zonas que son especialmente más sensibles y que no debemos olvidar como el cuello, orejas, manos y, sobre todo, cuando hay poco pelo, el cuero cabelludo.

Muchas personas con la edad pierden movilidad, por lo que será mas difícil en algunas zonas como la parte trasera de las piernas, por lo que estos solares deben ser, al igual que en el caso de los niños, fáciles de aplicar (leches solares en forma de spray). Con la edad la piel es más seca, por lo que es mejor que sean nutritivos.


PIELES SECAS
Las pieles secas además de ser mas sensibles en general, son también menos resistentes al sol.
Los filtros solares tienen que tener mayor protección.
No deben contener alcohol.
Los filtros solares sí contienen aceites, siliconas, vaselina o aceites minerales que son más oclusivos, lo que además de nutrir e hidratar la piel, la protegerá.

PIEL CON ACNÉ O ROSÁCEA
Las personas con acné deberían evitar los filtros con excipientes demasiado grasos, es preferible buscar los oil-free, sobre todo los que tienen textura de gel o espuma. Estos productos suelen contener algo de alcohol en su composición.

Aunque si se está haciendo un tratamiento antiacnéico, tanto tópico como oral, la piel está especialmente más sensible, irritada y desprotegida, por lo que en estos casos se debería evitar la exposición solar al máxima, utilizar un filtro de alta graduación y amplio espectro, y en crema o loción suave y cremosa.

El sol en el acné tendrá acción antiséptica, por lo que suele mejorar este problema.

En la piel con rosácea, hay que prestar especial atención con el filtro solar. El sol es uno de los  enemigos importantes de este problema, por los mismos rayos y, sobre todo, por el aumento de temperatura en la piel, pues además de quemar provoca vasodilatación y aumento de las arañas vasculares.
Debemos utilizar un filtro solar de amplio espectro y que proteja tanto de los UVA y UVB, como de los IR que son los causantes del aumento de temperatura en las capas internas de la piel. A ser posible, que el producto sea específico para este tipo de piel.

En este caso, el filtro solar se debería usar diariamente, si usamos uno que tenga algo de color se puede usar como maquillaje. Se debería aplicar media hora antes de exponerse al sol.

Es preferible evitar los filtros solares muy persistentes u oclusivos en la piel, ya que estos pueden provocar especial irritación en la piel en el momento de eliminarlos

Al contrario que muchas personas pueden pensar  es preferible los filtros químicos a los físicos, ya que estos van a proteger más la piel, aunque deberíamos evitar los más irritantes como pueden ser las avobenzonas. En Europa, los filtros solares mas irritantes o inestables ya no se utilizan.

Los filtros solares físicos o minerales más nuevos que ya no dejan esa sensación blanquecina pueden no proteger tanto como los tradicionales. Además, no hay que fiarse de los maquillajes que contienen filtro solar, ya que no aplicaremos tanto maquillaje como para proteger la piel en épocas más soleadas o con más exposición al sol.

En las pieles con rosácea, así como en las más sensibles y alérgicas, es preferible que el protector solar contenga el mínimo de conservantes y perfumes.

SEGÚN FOTOTIPOS DE PIEL

Es una clasificación de las pieles según su capacidad de resistir la exposición al sol sin quemarse. Marca la cantidad de radiación solar que se puede sostener. Los primeros fototipos precisarán mucha más protección tanto en cuanto a SPF como a espectro.

Hay 6 tipos:
Fototipo I: son las más sensibles al sol, se queman a la más mínima exposición solar y se broncean con mucha dificultad. Suelen padecer problemas de alergias, pecas y manchas. Es la piel de los pelirrojos.

Fototipo II: es la piel más blanca, de las personas que son rubias. Se broncean muy poco, parecido al tipo I. También son fotosensibles.

Fototipo III: es el tipo de piel más habitual sobre todo en los países mediterráneos. Personas de pelo castaño. Necesitan un filtro solar, ya que si no se utiliza se queman rápidamente pero se broncean posteriormente.

Fototipo IV: es el tipo de piel de las personas más morenas, frecuente en el mundo latino. Se broncean con facilidad cuando se exponen al sol. Aunque necesitan menos filtro solar.

Fototipo V: son las pieles más oscuras que las del tipo IV.

Fototipo VI: son las personas de piel negra. No se queman. Aunque es aconsejable usar igualmente filtro solar porque pueden sufrir igualmente las consecuencias de los rayos UVA en el interior de la piel.


SEGÚN TIEMPO DE EXPOSICIÓN Y SITIO DE EXPOSICIÓN

-Cuantas más horas se pasen bajo el sol, el filtro solar debería tener más alta protección

-No es lo mismo si se expone al exterior puntualmente que si se va a tomar expresamente el sol en la playa .

-Para uso diario con SPF 15 es suficiente.

-La latitud y la altitud donde se expone al sol.

-La reverberación solar que puede provocar la nieve o el agua, que reflejaran los rayos de sol. Si se acude a la nieve se necesita un mínimo de SPF 30.

-Los UVB son los que afectan a la piel principalmente de 10 a 16h, y los UVA son los que pueden penetrar en la piel sin notar los efectos del mismo y su daño es continuo durante todas las horas de luz diaria, por lo que se aconseja SPF 30.
La resistencia al agua se mide por el tiempo que se puede estar en el agua sin que se diluya el producto. A partir de 40 minutos bajo el agua se puede considerar que un producto es water resistance.

COMO DEBE APLICARSE UN FILTRO SOLAR
-Para que sea eficaz es importante aplicarlo correctamente.
-Se debe aplicar el filtro solar para que sea eficaz de 15 a 30 minutos antes de la exposición solar.
-Si se usa maquillaje, se debe aplicar debajo del maquillaje.
-Usar la cantidad necesaria que cubra toda la piel correctamente. Es preferible no escatimar en producto, ya que si la capa no es lo suficientemente gruesa no protegerá y perderá eficacia.
-Aplicar por zonas no tan visibles o grandes que también pueden quemarse o mancharse. Orejas, pies y manos, detrás de las piernas y especialmente en zonas en las que hay poco vello. También en el cuero cabelludo cuando se es calvo o se tiene poco pelo.
-En los labios, conviene usar uno especifico, aunque sean rosados, igualmente se queman y sufren las consecuencias del sol.
-Aplicar el filtro solar cada 2 horas como mínimo y más a menudo si se está sudado o mojándose a menudo.
-Los filtros solares tienen fecha de caducidad, y pierden eficacia si el producto se usa caducado. Igualmente una vez abierto el producto se debe tener en cuenta el tiempo en el que es estable el mismo, suelen ser 6 meses. Por lo que es aconsejable tirar los protectores de un año a otro si queremos mantener su eficacia.
-Las nubes dejan pasar los rayos UV, por lo que aunque este nublado hay que usarlo.
-Aunque los filtros solares que estamos utilizando contengan un filtro solar de alto índice, nunca estamos al 100% protegidos es por ello que cuando hay un verdadero riesgo en la exposición solar es preferible evitar el sol.
-Un T-shirt de algodón de grosor normal se considera que tiene un SPF 4, si por algún motivo se va a estar más tiempo al sol se puede usar ropa con filtros solar.
-Las quemaduras solares son un aviso importante y llamada de atención frente a un posible daño en la piel .

 

More about

Read more