Contorno de ojos, sérum, hidratante... ¿Qué cosmético has de aplicar antes?

No te pierdas nuestros consejos para sacar más partido a tu rutina de belleza diaria

Si hiciéramos una lista de las preguntas más habituales en los consultorios de belleza, no hay duda de que una de ellas versaría en torno al orden de aplicación de los productos. Y es que existen muchas dudas acerca de qué debemos aplicar antes, ¿el contorno de ojos o el serum?, ¿se debe utilizar el protector solar antes o después de la crema de día?, ¿cada cuánto tiempo debo exfoliarme o aplicar la mascarilla?

Un orden distinto al lógico no tiene por qué perjudicar a nuestra piel, pero no sacaríamos todo el provecho a cada producto. Así lo explica Marta Gamarra, directora de Formación de Zelens en España, quien apunta que el correcto uso de los productos cosméticos es fundamental para conseguir mejores resultados y mayores beneficios sobre nuestra piel.

Para empezar, la limpieza
En primer lugar, el paso fundamental es la limpieza de la piel. Este es, quizás, el paso más importante de todos a la hora de conseguir una piel limpia, sin imperfecciones y libre de impurezas. Por eso, es imprescindible una buena limpiadora, capaz de eliminar todas las impurezas y conseguir que se absorban todos los principios activos que vamos a aplicar a continuación.

Sérum y contorno
El segundo paso sería el sérum, un producto que no todo el mundo incluye en su rutina de belleza. “Aunque llevamos muchos años utilizando este producto muchas personas todavía se preguntan para qué sirve y cuándo se aplica. Un serum facial es un suero rico en principios activos concentrados que tienen una alta capacidad de penetración y que ayuda a potenciar el tratamiento que vamos a aplicar a continuación. Los serums nunca deben aplicarse solos, siempre hay que complementarlos con el ritual de belleza habitual”, asegura Marta Gamarra.

Tras el sérum aplicaremos el contorno de ojos. La piel de esta zona, una de las más sensibles y delicadas del cuerpo, es una de las que más cuidados requieren. A partir de los 25 años el colágeno y la elastina comienzan a degradarse por lo que nuestra piel empieza a presentar los primeros signos de la edad. Si a ello sumamos los efectos de los más de 10.000 parpadeos al día y la poca irrigación y desintoxicación de la zona, no es extraño que sea una zona en la que aparecen ojeras, bolsas y arrugas. Desde Olay recomiendan aplicar el contorno de ojos todos los días, por la mañana y por la noche, siempre después de haber limpiado la cara.

Piel hidratada
El siguiente paso es aplicar el tratamiento habitual que será elegido en función de nuestro tipo de piel y edad. Éste será un paso clave para combatir todos los signos de envejecimiento y mantener un aspecto sano, ya que nuestra piel no tiene las mismas necesidades a los 25 que a los 40 años. Un truco de Rosa García Romero, responsable de Formación de Olay: la aplicación de la crema hidratante con la piel un poco húmeda favorecerá la penetración del agua y hará que el efecto hidratante se mantenga durante más horas.

¿Y la protección solar?
La exposición excesiva a las radiaciones ultravioleta puede causar lesiones como arrugas, envejecimiento prematuro, manchas, quemaduras, alergias… El mejor aliado para combatir todos los síntomas negativos del sol es el factor de protección. Es fundamental, como te hemos comentado en muchas ocasiones, que lo uses incluso en los días de invierno ya que, aunque los rayos solares inciden en menor medida, el daño acumulativo se sigue produciendo.

Cuidados semanales
Junto a esta rutina diaria, lo cierto es que también podemos ofrecer a nuestra piel curas más intensas. “Una o dos veces a la semana es importante realizar un tratamiento mucho más profundo que nos ayude a regenerar nuestra piel, repararla y limpiarla en profundidad para ello debemos de realizar una exfoliación y posteriormente aplicar una mascarilla que hidrate y repare toda nuestra epidermis”.

Existen diversos tipos de exfoliantes que se adaptan a nuestro tipo de piel y al resultado que queramos conseguir. “Para realizarlo nosotras mismas en casa, siempre debemos utilizar exfoliantes suaves de bajas concentraciones ya que de esa forma evitaremos irritar nuestra piel o conseguir efectos no deseados como sensación de picor o escozor”.
El exfoliante está indicado para utilizarlo una o dos veces en semana siempre después de la limpieza pero antes de la mascarilla.

Respecto a las mascarillas, tienen la finalidad de reparar todo el estrato córneo y aumentar las defensas de la piel. Además, al ser ricas en principios activos muy concentrados, ayudan a reparar la piel y nutrirla intensamente. Para elegir la mascarilla adecuada, Marta Gamarra recomienda: “Tendremos que tener en cuenta los resultados que queremos conseguir ya que hay mascarillas limpiadoras, hidratantes, reconstructivas, reparadoras de la luminosidad etc. Incluso estas mascarillas las podemos alternar entre sí, por ejemplo, una vez a la semana aplicamos una mascarilla limpiadora y otro día distinto podemos aplicar una mascarilla reafirmante y de luminosidad; de esta forma tratamos la limpieza y la luz consiguiendo mayores resultados”.

Más sobre

Leer más