Los secretos del colágeno

Todas las claves de una sustancia tan desconocida como efectiva.

El colágeno es una proteína muy fuerte y resistente que se encuentra en los tendones, ligamentos, huesos y tejido conjuntivo, así como en la dermis, en las capas profundas de la piel, donde, junto a la elastina, es el encargado de darle flexibilidad y resistencia a la piel. Debido al paso del tiempo y al efecto de la radiación ultravioleta, la calidad del colágeno se deteriora y se hace más rígido, lo que deriva en la pérdida de elasticidad de la piel que acaba traduciéndose en flacidez.

Durante mucho tiempo, se creyó que para recuperar ese colágeno que se degradaba, bastaba con añadirlo a los preparados cosméticos para sustituir uno por otro. Esto no es así: el colágeno de las cremas no pasa de la epidermis, y poco puede hacer para hacer la piel más elástica. Sin embargo, tiene una enorme capacidad de retención y captación de agua, por lo que se sigue usando de forma muy frecuente dadas sus magníficas propiedades hidratantes.

El colágeno adquirió notoriedad como material de relleno para arrugas, obteniéndose del ganado vacuno. Actualmente, y para eliminar riesgos de transmisión del mal de las vacas locas, se sintetiza a partir de otros animales, aunque dado que requiere hacer test de alergia y que desaparece al cabo de unos meses, está siendo sustituido por otro tipo de materiales para el aumento de labios o el relleno de arrugas.

Más sobre