La leche, un buen aliado para su belleza

Este alimento básico es cada vez más usado en cosmética

Es considerado como el alimento más importante de los que disponemos para nuestra nutrición. ¿La razón?: contiene hidratos de carbono, grasas y proteínas en una relación casi ideal, y aporta a la dieta minerales y vitaminas (sobre todo A, B y D) indispensables para el desarrollo de nuestro organismo, además de sales minerales, sobre todo calcio, lo que ayuda a fortalecer los huesos en la etapa de crecimiento y a tener unos dientes sanos. Todo ello hace que la leche se convierta en una auténtica fuente de salud. Pero también de belleza.

La tradición oral transmite multitud de recetas de cremas y mascarillas para la piel realizadas a base de leche. Y es que, después, se ha averiguado que el suero de la leche contiene una proteína que estimula el colágeno de la piel. Parece demostrarse, pues, que el mito de los baños en leche de burra de Cleopatra es cierto, aunque desde entonces los productos de belleza han evolucionado mucho. Sobre todo, porque contribuye a aumentar la suavidad de la piel. Por eso, cada vez son más los cosméticos que incluyen en sus fórmulas ácido láctico, aprovechando las bondades de la leche. Además, algunos de sus componentes, como la biotina, se incluyen en cosméticos para tratar la caída del cabello.

Pero no sólo es buena la leche por fuera. Al ingerirla, contribuye a que el cuerpo se mantenga hidratado y la vitamina A mantiene la capa superficial de la piel tersa. Y la combinación de aminoácidos es buena para conseguir un cabello y unas uñas saludables.

Así, desde la antigüedad se ha usado la leche como elemento de belleza corporal. Y, de hecho, algunos trucos de antaño siguen siendo útiles hoy en día, por ejemplo, para aliviar las rojeces de la piel tras la depilación (una buena opción es empapar un paño en leche fría y aplicarlo sobre las piernas) o bien como desmaquillador de emergencia. Y, sobre todo, en los baños de leche, usados desde tiempos inmemoriales y que han vuelto a ponerse de moda en algunos spas. Puede seguir también el ejemplo en casa, pues si se añaden al baño dos vasos de leche, la piel se conservará elástica y tersa, gracias al poder nutritivo, hidratante, reafirmante y suavizante para la piel de este alimento.

Más sobre