Cuando Blake Lively quiso hacernos creer que se había cortado el pelo