Cinco errores que las españolas cometemos al elegir un champú

Un reciente estudio apunta a que nos decidimos fundamentalmente pensando en cómo es nuestro cabello, y cada vez tenemos más en cuenta su formulación

Poco a poco, nuestro interés como consumidores va incrementándose cada vez más, y al igual que ahora sí prestamos atención a las etiquetas de los alimentos que compramos en el supermercado, cada vez nos preocupamos más por la formulación de los productos que usamos para cuidar nuestra piel o nuestro cabello. ¿Qué es lo que nos preocupa cuando nos planteamos comprar un cosmético capilar? “Desde el precio hasta los ingredientes utilizados en su formulación, pasando por si es cruelty free, son muchos los aspectos que se valoran al elegir un champú, mascarilla o un sérum”, explican desde la firma Olaplex, que ha realizado una encuesta para descubrir cuáles son las preferencias de los españoles al respecto. Los resultados, entre el público femenino, son claros: un 45% de las mujeres en lo que más se fijan es en que esté indicado para su tipo de cabello. Fino, graso, seco… ese es el aspecto que más nos condiciona a la hora de decidirnos.

Además, descubrimos que hay palabras que han llegado para quedarse. Los sulfatos, las siliconas o los parabenos son conceptos que antes desconocíamos, pero que ahora, tenemos claro que es mejor evitar. “Este tipo de componentes pueden irritar el cuero cabelludo, los ojos y otras zonas del cuerpo, además de dañar la salud del pelo”, nos cuentan los expertos de la firma. No es extraño que este sea el segundo factor más importante (19%), mientras que el hecho de que no esté testado en animales ocupa la tercera posición (15,5%). Ya en menor medida, nos preocupa que incluya algún ingrediente natural o que todos los componentes lo sean (13%), el precio, importando que sea barato por encima de otras características (4,5%) y, por último, que sea vegano (2,5%).  “Aunque el factor vegano ocupa el último puesto de la lista, lo cierto es que cada vez son más las personas que tienen muy en cuenta este detalle. Como consecuencia, los salones de peluquería también empiezan a reclamar con más frecuencia a sus distribuidores que los productos con los que trabajan sean de este tipo”, explican desde Olaplex.

A partir de estos datos, hemos querido comprobar, con ayuda de los expertos, cuáles son algunos de los errores que podemos estar cometiendo a la hora de elegir un champú. Descúbrelos para encontrar, de verdad, el producto que mejor cuidará tu melena:

- Fijarnos solo en el estado del pelo de medios a puntas. "A la hora de elegir el champú mucha gente se fija en el estado de su melena de medios o puntas. Esto es un error porque son productos diseñados para limpiar únicamente el cuero cabelludo. Para elegir correctamente y dar a nuestro pelo los cuidados que necesita debemos guiarnos por la zona cercana a la raíz del cabello e identificar si nuestro pelo es normal, seco o graso", nos cuenta Valeria Costa, de Aquarela Peluqueros. Coincide Sylvie, del Instituto Leonor Greyl de París: "El champú se elige según el estado del cuero cabelludo y la mascarilla según el de los largos. Un principio sencillo e imprescindible para tener un cabello hermoso. Incluso aunque es preferible dejarse asesorar por un profesional para disfrutar de un diagnóstico preciso (su estado evoluciona en función del estrés, el clima, los hábitos de peinado, la alimentación, etc.), recomiendo observar las raíces en el espejo: ¿están grasas, secas, con caspa, normales? ¿Está la epidermis roja? También nos podemos fiar de las sensaciones: ¿el cuero cabelludo pica? ¿Tira? Cuando hayas identificado el problema, elige un champú tratante, que puedas alternar con otro”.

- No elegir un champú suave si lavas a menudo el cabello.  "Es importante recalcar que, a mayor número de lavados, más suave debe ser", nos cuenta Valeria Costa.  

Elegir un champú muy pesado para su tipo de pelo. "A veces, elegimos productos que le dan mucha hidratación, mucho peso al pelo. La raíz puede quedar pesada, como sucia. Se secan medios y puntas, pero la raíz puede ser grasa, y el objetivo es dejarla lo más limpia posible", nos cuenta la peluquera María Baras. "Hay que optar por champús ligeros y elegir la hidratación para ponerla de medios a puntas, en forma de mascarillas, en el caso de que tengas la raíz un poco grasa", matiza. "Eso sí, en el caso de que tengas el pelo muy seco, incluso en la raíz, y vayas a pasar mucho tiempo en la playa, con lo que se puede resecar, conviene cambiar de champú, apostando, en ese caso sí, por una opción más hidratante", explica la directora creativa de Cheska.

- Elegir mal el pH. "Otro aspecto importante es que los champús con un pH por encima de 7 son los más agresivos por su formulación con jabón y detergentes. Los de pH 7 son neutros y respetan el cuero cabelludo. Y los menores de 7 son ácidos y por lo tanto son los más suaves para el pelo porque no abren la cutícula. Un pH entre 4 y 7 es una buena elección para el cuidado y la salud del cabello", nos cuenta la experta de Aquarela Peluqueros. 

- Usar a diario un champú anticaspa. No es una buena idea utilizarlo a diario. "Tiene activos que combaten la flora microbiana que provoca la caspa. Cuidado porque no se debe usar todos los días. Se puede mezclar con un champú hidratante y así evitamos resecar el cabello mientras eliminamos la caspa", matiza Valeria Costa.

Más sobre

Read more