María Pombo, una novia que entrena mucho... pero también come helados

A unos días de su boda, la 'influencer' madrileña mantiene la naturalidad y el equilibrio entre cuidarse y disfrutar que la han hecho famosa

A pocos días de su boda María Pombo se ha escapado a Ibiza con sus amigas influencers. Junto a Teresa Andrés Gonzalvo, Marta Lozano y Laura Matamoros, la madrileña ha lucido tipazo en las playas de la isla pitiusa, demostrando que su plan de entrenamiento está teniendo un buen efecto. Pero, a pesar de lo que pueda parecer al ver sus fotos en shorts y bikini, María no sigue una dieta ultra estricta, ni mucho menos. ¿La prueba? En sus redes sociales. Y es que la naturalidad es una de las claves de su éxito, con lo cual, además de haciendo ejercicio, es bastante habitual verla comiendo helados, patatas fritas o, como ha hecho estos días en Ibiza, paella. Una filosofía de equilibrio entre cuidarse y disfrutar que sigue desde hace años y que realmente le funciona para mantenerse en forma y, sobre todo, feliz.

¿Dieta? No, gracias

A medida que se acerca la fecha de la boda, muchas novias se someten a planes para perder peso o depurar su organismo, pero María Pombo, que se casará con Pablo Castellanos el próximo 22 de junio, no parece ser una de ellas. De hecho, su entrenador, Pedro Bianco, explicaba a HOLA.com que verdaderamente tienen una "pelea" con este tema. "Lo intenta [seguir una dieta sana]... pero también con una agenda de trabajo como la que tiene y con lo que le gustan las patatas de McDonald's, tenemos un tema todos los días...", contaba riéndose. Y es que la afición de María por la comida es algo que sus seguidores conocen bien.

“Ya sabéis que a mí me encanta comer, que sin duda mi momento favorito del día es la hora que toca sentarse en la mesa y disfrutar, ya sea de una buena cena, una merienda o un almuerzo", escribía hace años en su blog 'Yo, mí, me, contigo' de FASHION, en un post en el que se comprometía a empezar a entrenar. "Como me conozco y sé que no me puedo privar de nada, he decidido que voy a ponerme una rutina de ejercicios que pueda practicar al menos 3 veces por semana, (aunque si puede ser casi todos los días mejor)”. Actualmente, María intenta entrenar 4 o 5 veces por semana, combinando ejercicios de tonificación con sesiones cardiovasculares, según nos explicaba su entrenador.

Viajes, eventos y 'fitness'

Compaginar una rutina de entrenamiento con los compromisos de su trabajo, que les llevan de una punta al otro del mundo y rompen sus horarios con madrugones y fiestas de noche, no es fácil para ningún influencer, tampoco para María Pombo. Sin embargo, Pedro Bianco -con quien entrena desde 2016- afirma que, aunque le cuesta bastante, ella es consciente de que el ejercicio debe formar parte de su día a día. De cara a la boda, hay semanas en las que incluso entrena 5 días, dedicando dos de ellos al trabajo de fuerza en el 'C.A.R. Mesena 53', con sesiones de una hora de duración.

"A grosso modo hacemos calentamiento (entre 7 y 10 minutos); trabajo de core (entre 10 y 13); ejercicios variables (tren inferior, tren superior, funcional global o 100% cardio) que suele durar entre 30 y 35 minutos; y secuencias de flexibilidad, otros 10 minutos", explicaba su entrenador. "Luego ella tiene que hacer cardio otros dos días más. Pero nos adaptamos a su agenda de trabajo", afirmaba. Los objetivos de este plan son bajar el porcentaje de grasa corporal, tonificar los principales grupos musculares y potenciar armonía corporal, algo que María, en realidad, ya tiene de forma natural gracias a una privilegiada genética.

Sus otras claves de belleza

Además de su cuerpo, el cabello es otro de los rasgos más llamativos de María, que explicaba a HOLA.com que, para ella, tener el pelo bonito y bien peinado es muy importante. "Si tienes el típico día de pelo mal, al final estás siempre como mirando para abajo. Yo por lo menos me siento mal". En esa entrevista también afirmaba que su rutina de cuidados capilares es muy sencilla y básica, pero incluye consejos tan efectivos como cepillarse primero las puntas, secarlo al aire y no dormir nunca con el pelo mojado. 

Esa naturalidad también se traslada al maquillaje: más allá de un sutil bronceado en las mejillas, María no suele maquillarse mucho en su día a día. Por eso, cuidarse la piel es muy importante y, como explicaba en una entrada de su blog de FASHION, se limpia el rostro con agua micelar cada día y, dos veces por semana, se exfolia. Para resaltar el tono de su piel e hidratarla al mismo tiempo, ella utiliza aceite con aloe vera y leche corporal con aceite de oliva en el cuerpo. "¡La piel queda espectacular!", escribía.

Loading the player...

¡Ya huele a boda! Los cuatro años de amor de María Pombo y Pablo Castellano

Más sobre

Read more